Un grupo ruso compra dos de los hoteles de la herencia de los Anlló

Los inversores quieren construir un nuevo alojamiento de 4 estrellas en el centro de Sant Feliu de Guíxols

Empiezan las obras de demolición de uno de los hoteles.
Empiezan las obras de demolición de uno de los hoteles.agustí encesa

Este martes se ha iniciado la demolición de los Hoteles Rex y Les Noies, en Sant Feliu de Guíxols, dos de los edificios que forman parte del imperio hotelero de los hermanos Joan y Francesc Anlló, que fallecieron hace 13 años sin dejar testamento. La complicada gestión de esta herencia hace que más de una década después la mayoría de las propiedades todavía no se hayan subastado y que algunos de los edificios, en enclaves privilegiados frente al mar, permanezcan cerrados y en mal estado.

La herencia de los hermanos Joan y Francesc Anlló, valorada en unos 12 millones de euros, incluye más de una veintena de propiedades como por ejemplo nueve hoteles de la ciudad que están cerrados desde hace tiempo, locales comerciales, casas o aparcamientos, entre otros bienes.

Un grupo ruso ha sido el adjudicatario de estos dos hoteles, situados en La Rambla del Portalet, en el centro de la localidad. Su voluntad es invertir 6’5 millones de euros para construir un nuevo hotel de 4 estrellas que tendrá 65 habitaciones, piscina, un parking subterráneo de 30 plazas. En principio, está previsto que abra sus puertas dentro de dos años.

El alcalde de Sant Feliu de Guíxols, Carles Motas (Tots per Sant Feliu), ha explicado que la venta ha tardado 10 años por “un cúmulo de circunstancias", ha asegurado. Según él, “hasta que la administración no ha tenido conocimiento de todas las propiedades que tenían no las ha podido empezar a poner a subasta y esto ha comportado que no haya quedado en manos del Ayuntamiento, sino de la Generalitat”.

En estos momentos también está en marcha la reconversión del Hotel Regina en otro hotel de 3 estrellas y 44 habitaciones. También está pendiente la subasta del Hotel Regente, que se destinará a pisos de protección oficial, así como diversas viviendas. “La herencia empieza a revertir en Sant Feliu”, ha celebrado Motas.

La joya de la herencia de los Anlló, el Hotel Panorama, saldrá a subasta antes del verano. Situado en un mirador encima de la bahía, no ha podido ponerse al a venta por un problema burocrático. Una parte de la finca está a nombre de otro propietario y está embargada por la Agencia Tributaria.

“Se trata de una herencia excepcional y singular”, ha destacado el alcalde, que cree que merecería un trato diferenciado de cualquier otro caso sin herederos que tenga la Generalitat entre manos. Por este motivo reclama esa singularidad y excepcionalidad para recibir los fondos para dos proyectos muy importantes para la localidad.

Representantes del Ayuntamiento se reunirán con la Generalitat a principios de diciembre y entre otros temas reclamarán 1,4 millones, que es el valor de lo que se ha vendido hasta ahora de la herencia. La voluntad del Consistorio es destinar los ingresos a proyectos de asistencia social o instituciones culturales del municipio o comarca, como prevé la legislación que regula las herencias intestadas. En concreto irán destinados al futuro Museo Thyssen, que debía ir ubicado en la antigua fábrica de corcho Serra Vicens pero que al final irá en el Monasterio, y al asilo Surís.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS