CAFÉ DE MADRID
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Contra amnesia

Arturo Pérez-Reverte se ha lanzado a la difícil tarea de salvar del olvido las páginas más dolorosas de la historia reciente de España

Arturo Pérez-Reverte se ha lanzado a la difícil —mas no imposible— tarea de salvar del olvido las páginas más dolorosas de la historia reciente de España y al hacerlo ha cuajado un libro que hacía falta. Ilustrado magistralmente por Fernando Vicente y publicado bajo el sello de Alfaguara, La Guerra Civil contada a los jóveneses un libro que contribuye indudable y necesariamente a la evaporación de esa necia ignorancia con la que toda una generación desconoce los tiempos no tan lejanos de sus abuelos o bisabuelos, las razones y sinrazones, la valentía y el heroísmo, la descarnada violencia y las confusiones sangrientas de todos los bandos que ensombrecieron el paisaje y el alma de España hace casi ochenta años.

Con párrafos precisos, cortos para la lectura de una generación que se comunica más por mensajes electrónicos y emoticones que con páginas en papel, Pérez-Reverte confeccionó un mapa de capítulos breves —cada uno ilustrado por Fernando Vicente a la manera de los viejos carteles que lo decían todo sin palabras— y todo eso acompañado por un glosario de términos y abreviaturas (de esas que siempre se mientan al mentar la Guerra Civil y que muchos ya ni recuerdan su significado), cuatro mapas de España (donde la llamada piel de toro muestra los colores cambiantes de su territorio a lo largo y ancho de los tres años del conflicto) y una útil cronología que debería ser la guía de llegar a considerarse este libro como lo que merece: una lectura obligatoria en los colegios, pero también en los hogares donde no se habla de la Guerra Civil porque simplemente no se sabe nada o casi nada de ella. Además, es un libro que deberá abrir las compuertas de la curiosidad de los jóvenes lectores como invitación a la lectura de cualesquiera de los otros muchos libros, abundante bibliografía que se ocupa de esa dolorosa cicatriz… pero quizá ahora mejor contextualizada por el ánimo que ha sabido imprimir aquí Pérez-Reverte: hablar del pretérito de forma puntual, escueta, rigurosa en la fundamentación de lo que se dice y objetiva en el sentido con el que se habla de las muchas caras que mostraban los bandos en conflicto. Lejos del lugar común, de las leyendas de sobremesa, de las interpretaciones al vapor, La Guerra Civil contada a los jóvenes es una voz sosegada en medio de la tertulia de los gritos con los que inundan las televisiones, esa voz que en medio del ruido de las tazas y platos de la cocina de pronto narra con la calma que da el saber el hilo del tiempo, la constancia de los hechos, desvelando las conjeturas y las mentiras, ubicando los nombres propios y lo sitios geográficos en ese mantel donde todo cae por su propio peso.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS