Bandas violentas okupan 200 pisos de fondos y del IVIMA en Vallecas

“La situación es grave. Las ocupaciones ilegales implican drogas, suciedad, inseguridad y temor", admite Manuela Carmena

Edificios de protección oficial y de fondos de inversión han sido okupados por bandas mafiosas en el Ensanche de Vallecas.
Edificios de protección oficial y de fondos de inversión han sido okupados por bandas mafiosas en el Ensanche de Vallecas.BERNARDO PÉREZ

Un mar de ladrillos emerge en los antiguos campos de trigo del Ensanche de Vallecas. Desde 2007, en este barrio madrileño se han construido miles de viviendas, algunas de protección oficial y otras que alcanzaron los 600.000 euros. Es el símbolo de la burbuja inmobiliaria en Madrid. Desde hace meses, aprovechando que la mayoría no se han vendido aún, peligrosas organizaciones okupan bloques enteros. Los vecinos cifran en más de 200 las viviendas okupadas. Cincuenta familias han abandonado sus hogares. Los que quedan, denuncian amenazas y advierten de que en los bloques se repiten los tiroteos.

La alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid), señaló hace unos días al respecto: “La situación es grave. Las ocupaciones ilegales implican drogas, suciedad, inseguridad y temor. No las puede evitar el Ayuntamiento pues tienen que ser los juzgados los que ordenen la salida de estas personas, pero esto no impide que seamos conscientes del problema y que estemos dispuestos a hacer todo lo que está en nuestra mano”.

“Se rigen por sus propias reglas”, asegura una representante de la Asociación Ensanche de Vallecas Este, que oculta su nombre por miedo. “Me han roto las ventanas a pedradas. Son gente muy peligrosa, de raza gitana, que te increpa en la calle. Tienes que tener mucho cuidado”. Fue de las primeras en llegar al barrio. Pagó por su piso 400.000 euros, pero siente que las casas han perdido mucho valor. Los primeros años había cámaras y seguridad a todas horas. “Había que entregar el DNI para entrar”, recuerda. Pero todo cambió con las okupaciones: “Al principio fueron moderadas, luego vinieron en masa y se ha convertido en algo vergonzoso”.

El PSOE: “Es la ley del Oeste”

El Ensanche de Vallecas se diseñó en 1999. Sobre 7,3 millones de metros cuadrados se pretendía construir 26.000 nuevos pisos, la mitad de vivienda protegida, donde habitarían 100.000 personas. La burbuja inmobiliaria frustró este desarrollo, aunque sigue habiendo grúas.

La asociación Ensanche de Vallecas Este cifra en 42.000 los vecinos del barrio. Asegura que hay miles de casas vacías, en su mayoría de fondos de inversión y el IVIMA. Y añade que “peligrosas organizaciones” han okupado las viviendas y atemorizan a los vecinos, que pagaron hasta 600.000 euros por su piso. “Es la ley del Oeste en el Madrid del siglo XXI”, lamenta el edil socialista Ignacio Benito.

Las calles del Ensanche son auténticos desiertos. Aunque hay miles de viviendas, la mayoría continúan vacías. En uno de sus edificios abre la puerta una mujer. No revela su identidad porque en el edificio conviven decenas de familias okupas y no quiere problemas. “No sé si son más graves las okupaciones o el número de pisos vacíos”, asegura temerosa. Y añade otro dato preocupante: decenas de niños en edad escolar no van a clase y pasan el día en la calle, apostando dinero en timbas. Los jóvenes no se esconden y los pocos vecinos que se encuentran una tarde cualquiera en las aceras de las enormes avenidas son chicos que, en el mejor de los casos, han cumplido los 15 años.

Otros vecinos, cuando advierten la presencia de un fotógrafo, responden con amenazas e insultos. No quieren molestias en su territorio, tomado por pintadas, grafitis, bolsas de basura y un penetrante olor a marihuana. “Es gente incívica”, denuncia la asociación de vecinos. En otro edificio, en la calle Embalse de Navacerrada, hay puertas tapiadas con ladrillos para que las bandas mafiosas no entren. Su objetivo son las casas de los fondos de inversión y de protección oficial del IVIMA. Respetan las que son propiedad de particulares.

Las calles Eduardo Chillida y Antonio Gades son los focos del problema. La asociación de vecinos cifra en un 80% las viviendas okupadas en esa zona. El concejal socialista Ignacio Benito reclamó más recursos al Ayuntamiento de Madrid en una comisión celebrada el 15 de diciembre. El edil y dos agentes vestidos de paisano acompañaron a un equipo de EL PAÍS a la zona “más peligrosa”.

Chavales menores de edad pasan los días en la calle apostando en timbas.
Chavales menores de edad pasan los días en la calle apostando en timbas.BERNARDO PÉREZ

“Hay robos, agresiones, vandalismo, carreras de coches y venta de droga. Los disparos son frecuentes en la barriada. Para los vecinos es una pesadilla”, relata el edil. El director de la Policía Municipal, Andrés Serrano, reconoció en aquella comisión que es “muy difícil de solucionar”. Lo certifica la asociación vecinal: “Nadie quiere hablar, porque te amenazan con que te van a hacer esto o lo otro. Tenemos miedo”.

Tiendas asaltadas

El desasosiego se ha instalado en la tienda de Medi, una mujer china que hace tres años abrió un negocio en la calle Antonio Gades. Entonces era una barriada tranquila; ahora le roban cada día, explica a regañadientes. “Los gitanos me lo quitan todo. Hace meses que no tengo caja registradora porque se la llevaron. Ahora el dinero lo guardo en otro sitio”, reconoce. Y denuncia: “No son solo los robos, son los insultos y que, cuando les parece, tiran petardos, causan una humareda y tengo que salir de mi tienda”.

De lejos, los bloques son tan solo enormes edificios en los que la luz apenas está encendida en unas cuantas ventanas, las de vecinos que reclaman medidas al Ayuntamiento para acabar con el “auténtico infierno” que padecen.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS