Colau accede al pleno sobre la ciudad que pedía Trias

Pisarello anuncia que la alcaldesa convocará para finales de enero un pleno extraordinario para analizar el estado de Barcelona

Xavier Trias y Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona.
Xavier Trias y Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona.C. Bautista

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, convocará para finales de enero un pleno extraordinario en el que se analizará a fondo el estado de Barcelona. Lo anunció ayer el teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, que en un comunicado destacó que el equipo municipal quiere empezar el año con un debate “abierto, sincero, y participativo” sobre la ciudad. Con la convocatoria, Colau accede a una petición del líder de la oposición, Xavier Trias, que le exigía seguir con la tradición que él mismo instauró cuando era alcalde. El portavoz de CiU quiere contrastar modelos de futuro.

Pisarello respondió a las críticas vertidas por Trias, que acusó a Colau de no tener “proyecto ni modelo de ciudad”. “Mientras impulsamos medidas para dar respuesta a los asuntos más urgentes, también estamos elaborando un plan pensado a largo plazo, no sólo para los próximos cuatro años, sino para los próximos ocho”, apuntó el edil, que cerró: “El cambio ya está en marcha”.

La alcaldesa consigue salvar las ordenanzas fiscales

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha logrado salvar en el último momento las ordenanzas fiscales, que se someterán a votación en el pleno de hoy. Colau logró a finales de la semana pasada el apoyo del PSC y ayer ERC confirmó que también votará a favor de la propuesta, con lo que suma 20 concejales. Ahora está pendiente de lo que decida la CUP, que se debate entre el sí y la abstención. Cualquiera de estas dos opciones permitirá al gobierno de Barcelona en Comú (BComú) sacar adelante la norma y hacer frente al rechazo del resto de la oposición —CiU, Ciudadanos y PP—, que suma 18 concejales en el pleno del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento presentará ante todos los regidores un informe que servirá como base para analizar la situación de Barcelona y plantear los cambios de futuro. En paralelo, en el pleno ordinario de enero, previsto para el día 29, el Gobierno municipal presentará la primera propuesta del Programa de Actuación Municipal (PAM), que se someterá a un proceso participativo.

Ada Colau no ha tenido un inicio fácil. Tras seis meses de mandato se ha enfrentado a múltiples polémicas. Su intención de responder con medidas sociales al top manta ha quedado aparcada en favor de la acción policial, que ha mitigado la presencia masiva de vendedores ambulantes ilegales en la zona del Puerto. Los comerciantes se le han echado encima por la ordenanza de terrazas heredada de CiU; tras decidir aplazar su aplicación hasta 2018, la oposición la criticó al entender que improvisaba. Colau también se ha ganado los reproches de los hoteleros por la moratoria sobre nuevas licencias turísticas en la ciudad, con la que buscó exhibir contundencia en sus primeros días de mandato.

La alcaldesa se someterá al juicio de la oposición en el pleno extraordinario de enero, pero contará con varios soplos de aire. El primero, el resultado electoral del 20-D: su implicación en la campaña fue decisiva para la victoria de En Comú-Podem en Cataluña, cimentada en el primer lugar en ocho de los diez distritos de la ciudad. La segunda baza con la que cuenta Colau es con la aprobación de las ordenanzas fiscales, que saldrán adelante hoy en el pleno gracias al apoyo de ERC, el PSC, y la CUP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pese a ello, Trias buscará sacar pecho como alternativa, como dejó claro el pasado día 11, al hacer balance del primer medio año de Colau al frente de la alcaldía “Mucha gente nos dice que nos echa de menos”, aseveró, antes de lanzar una advertencia: “Estamos trabajando para ser alternativa al actual Gobierno y gobernar la ciudad”.

Tras las elecciones generales, la alcaldesa espera encontrar apoyos más estables en la oposición para gobernar con tranquilidad, de la mano de Esquerra y el PSC. Si no lo logra, deberá seguir mandando en la ciudad buscando acuerdos puntuales, con 11 de los 41 concejales del consistorio.

Consulta para renovar a la ‘síndica’

El Ayuntamiento de Barcelona ha abierto la renovación del cargo de Síndic de Greuges de la ciudad a entidades y ciudadanos, en un proceso en el que del 15 de enero al 15 de marzo las entidades propondrán candidaturas para el órgano que vela por el respeto de los derechos de la ciudadanía, que actualmente ocupa Maria Assumpció Vilà, en funciones desde mayo.

El proceso incluirá por primera vez un portal web para articular las candidaturas, que la concejalía de Presidencia y Territorio pondrá a disposición de la ciudadanía para dar visibilidad a los candidatos, que optan a un cargo con un mandato de cinco años, destacó ayer el Ayuntamiento en un comunicado.

El periodo para la interacción ciudadana se llevará a cabo entre el 15 de marzo y el 15 de abril, y los ciudadanos podrán apoyar y pedir información sobre los candidatos, tras lo que se elaborará un informe no vinculante que recopilará la información recogida, que se comunicará a la comisión permanente del Consell de Ciutat, el máximo órgano de participación en el Ayuntamiento de las entidades de la capital catalana.

Después se abrirá un turno de consultas con los grupos municipales, y la alcaldesa, Ada Colau, propondrá una candidatura al pleno —como se ha hecho hasta ahora—, que deberá escoger un candidato con un consenso de como mínimo dos terceras partes de los concejales.

Vilà anunció ayer que promoverá su reelección cuando se abra la convocatoria.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS