Hallada una recién nacida en un cuarto de contadores de Algete

La pequeña tenía síntomas de hipotermia en manos y pies y ha sido trasladada a un hospital

Dos miembros de la Guardia Civil encontraron ayer por la tarde a una niña recién nacida en un cuarto de contadores de un edificio de viviendas de Algete. Los agentes acudieron al lugar alertados por la llamada al número de emergencias 112 de un vecino del inmueble, que había oído el llanto de un bebé, Los médicos del Summa, que se presentaron poco después, estabilizaron a la pequeña y la trasladaron al hospital, donde quedó ingresada fuera de peligro.

El 112 recibió la llamada a las 16.07. Un vecino del primer piso del número 6 de la calle de Pazos que bajaba por las escaleras se había encontrado abierto el cuarto de contadores, habitualmente cerrado con llave. Del interior le llegaba un llanto de bebé, así que encendió la luz. Entonces descubrió a la niña en el suelo, envuelta en una toalla o manta.

El bloque de viviendas está situado en una zona residencial, a sólo unos 50 metros del cuartel de la Guardia Civil, por lo que fueron agentes de este cuerpo los primeros en llegar al lugar. Uno de ellos se despojó de su chaqueta y arropó con ella al bebé.

Enseguida se presentó en el lugar un equipo del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (Summa).

Los sanitarios comprobaron que el bebé, de rasgos caucásicos y que podría pesar unos cuatro kilos, tenía el cordón umbilical cortado pero no pinzado y presentaba signos de hipotermia periférica en manos y pies. También observaron que había nacido no más de dos horas antes. Su estado general era bueno.

La médico del Summa que lo atendió, Marta Reyes, explicó a la agencia Efe que una vez que los agentes le entregaron a la pequeña, los sanitarios la trasladaron a la ambulancia, donde la estabilizaron, clamparon el cordón umbilical y la calentaron. Asimismo, comprobaron que sus constantes vitales eran buenas y la trasladaron con buen pronóstico al hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes, donde ingresó en urgencias. Poco después fue trasladada a la unidad de neonatos.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para localizar a la madre, que tuvo el parto “a término”; es decir, no provocado. Fuentes de instituto armado consideran que debía conocer bien la zona para acceder al cuarto de contadores del edificio, que se halla al fondo del portal, a la derecha del ascensor. Buscan a alguien que haya podido ver por los alrededores a una mujer blanca embarazada o indispuesta, pues el tamaño del bebé (cuatro kilos) debió hacerle el parto muy difícil. También investigan en los centros de salud, en busca de un médico que haya podido atenderla durante su embarazo.

Fuentes de la investigación señalan que la madre se enfrentará, posiblemente, a una acusación por haber cometido los delitos de abandono de menores y tentativa de homicidio. Si hubiera sido ayudada en el parto por otra persona, esta habría incurrido presuntamente en los mismos delitos.

La noticia del rescate conmovió ayer a los vecinos de este municipio de 20.000 habitantes situado al norte de Madrid. Los agentes están obteniendo de ellos la máxima colaboración.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS