Stop Subidas bloquea varios convoyes de la L9 y de Ferrocarrils

Un centenar de personas han boicoteado esta tarde los tornos de acceso de una decena de estaciones de metro

Miembros de Stop Subidas bloquean puertas de la L9.
Miembros de Stop Subidas bloquean puertas de la L9.S. Gozzer

La plataforma Stop Subidas ha paralizado este miércoles poco después de las 19.00 un tren de la L9 en la estación del metro Fira y otros dos en la parada Fira Europa de Ferrocarriles de la Generalitat (FGC), los dos accesos ferroviarios al Mobile World Congress (MWC). Alrededor de un centenar de personas se han repartido desde las 17.15 en grupos que han bloqueado los tornos de una decena de estaciones de metro, antes de partir en dirección al congreso para protestar contra las tarifas del transporte público y mostrar su solidaridad con la plantilla del metro en su segunda jornada de huelga.

En Fira Europa, unos setenta activistas han bloqueado un convoy durante 10 minutos y luego, el siguiente durante otros 20 minutos. Decenas de congresistas y viajeros han decidido abandonar el tren, hartos de esperar. "Llevo fuera de casa desde las seis de la mañana y aún me queda una hora más. Deberían respetar a la gente", lamentaba Xavi.

En el metro, congresistas desconcertados miraban con cautela a unos 40 activistas que han hecho fuerza para evitar que las puertas del convoy de la L9 se cerraran. "Esto es por la huelga", se oía decir en inglés a algunos. "Disculpen las molestias, pero tenemos un problema económico", decía una manifestante imitando la voz del altavoz. La plataforma exige que los precios del transporte vuelvan a los niveles de 2013. Bloquear los tornos es su típica forma de reivindicarse, pero esta vez han aprovechado el marco del MWC para atraer más atención.

"Congresistas iros a casa, aquí no sois bienvenidos", coreaba el grupo en inglés. "Si vosotros no pagáis, nosotros tampoco" era otro de sus gritos, en referencia al abono ilimitado de cuatro días que reciben los asistentes al evento.

La mayoría de pasajeros pensaban que eran los trabajadores quienes bloqueaban los trenes en el marco de la huelga. Los congresistas que hablaban castellano le reprochaban su actitud a los activistas. "En la Zona Franca también trabaja mucha gente y a ellos no les han puesto un metro como a vosotros", respondía un manifestante. Unos pocos han insultado a los asistentes al Mobile y han proclamado arengas contra el evento.

Bruno, un belga que salía del congreso y se dirigía al aeropuerto, se mostraba comprensivo y paciente: "¡Qué voy a decir sobre las preocupaciones de los ciudadanos! Puede que esta no sea la manera correcta de expresarlas, pero tal vez sea la única que han encontrado. Si no fuera por nosotros, seguro que no tendrían esta cobertura mediática". A unos pocos metros, Jean Marc, un congresista francés, discrepaba. "Primero, no es muy acogedor encontrarte con algo así. Y, segundo, a nosotros no nos dan el abono de metro gratis, ¿sabes lo caras que son las entradas al Mobile?", comentaba. Su compañero, Michael, opinaba que "sería muy triste" que Barcelona perdiera el MWC por actos como el de la plataforma: "Y, si sucediera, es probable que los precios del transporte suban aún más, ¿no?"

Ambos grupos de manifestantes se han unido en Fira Europa. "¡Están dejando entrar más!", se quejaba en inglés un congresista indignado al ver llegar a los que procedían del metro, a quienes TMB ha dejado pasar sin validar el billete para evitar más contratiempos. La plataforma se ha dirigido a plaza Espanya, donde la manifestación se ha disuelto.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS