Iniciativa para dar a una calle de Madrid el nombre de Miguel de la Quadra

Una nieta del aventurero y periodista solicita al Ayuntamiento a través de change.org "honrar la memoria de un español universal"

El periodista y creador de la Ruta Quetzal Miguel de la Quadra-Salcedo, en 2007.
El periodista y creador de la Ruta Quetzal Miguel de la Quadra-Salcedo, en 2007. Bernardo Pérez

La nieta de Miguel de la Quadra-Salcedo, fallecido el 20 de mayo, ha elevado una petición en el portal Change.org para conseguir que Madrid, cuna del aventurero, dedique una calle a la memoria de su abuelo. "Le pido al Ayuntamiento que bautice una de las calles de Madrid con el nombre de Miguel de la Quadra-Salcedo para honrar la memoria de un español universal que dedicó buena parte de su vida a trabajar por el acercamiento de la juventud de la comunidad iberoamericana de naciones", solicita Catalina Seguí de la Quadra-Salcedo. "Lo que está claro es que se ha ido una persona excepcional", por ese motivo la joven, de 18 años, insta a los usuarios de la Red a que firmen (de momento lleva 2.200 rúbricas) para que la alcaldesa Manuela Carmena (a quien va dirigida la misiva) atienda su demanda.

Más información
Muere el aventurero y periodista Miguel de la Quadra-Salcedo
“Sigo teniendo la gran ilusión de América”
La Ruta Quetzal BBVA recibe el premio Libertad y Educación de la FUNDEL
Miguel de la Quadra-Salcedo, mi ruta a América Latina

"Somos más de 10.000 las almas que a lo largo de todo el planeta lo recordaremos para siempre como la persona que nos brindó la oportunidad de emprender el viaje de nuestras vidas: la Ruta Quetzal BBVA", recuerda Catalina Seguí. De la Quadra había cumplido 84 años el pasado 30 de abril. Arrastraba problemas de salud desde hacía años, pero mantenía su actividad como director de su última gran iniciativa, la Ruta Quetzal (ahora Ruta BBVA), un proyecto de aventura en el que participan cada año cientos de jóvenes de España y de todos los países de América de entre 16 y 17 años. En 2013, su nieta Catalina formó parte de la expedición a Panamá. "Fue entonces cuando me di cuenta de todo lo que había hecho y cuánto quería la gente a mi abuelo. Me decían que era increíble todo lo que hacía", explica por teléfono a EL PAÍS.

La idea de realizar una petición para que su abuelo tenga una calle en Madrid la tuvieron ella y su prima Jimena. "Estábamos todos juntos en la casa pensando cómo podíamos homenajear a nuestro abuelo y se nos ocurrió esto", cuenta Catalina. Era domingo por la tarde y, en menos de 24 horas, ya son más de 2.000 las personas que se han unido a su objetivo. "Me sorprende que en tan poco tiempo haya firmado tanta gente. Ojalá le pongan su nombre a una calle. Sería un privilegio para todos nosotros pasear por ella". Catalina cree que su "papá grande" (así llaman a Miguel de la Quadra-Salcedo sus seis nietos) se merece una vía pública por su contribución al mundo de la educación, del reporterismo y al conocimiento de la cultura iberoamericana.

Los nietos de De la Quadra-Salcedo crecieron escuchando a su abuelo narrar sus aventuras: desde sus inicios como atleta a sus viajes por todo el mundo, sus años de reportero en televisión y aquel récord de lanzamiento de jabalina que nunca le contabilizaron. "Nos sorprendía a todos. No sabíamos como había hecho tantas cosas. Pensamos que hay mucha gente que lo admira y por eso iniciamos la petición", subraya Catalina. "Yo he firmado el primero", ha asegurado Rodrigo de la Quadra-Salcedo, hijo del mediático aventurero. Rodrigo explica que él no conoce el funcionamiento de change.org, la iniciativa que su hija Jimena y su sobrina Catalina propusieron a su madre (la mujer de Miguel) y al resto de la familia. Todos aceptaron.

Miguel de la Quadra-Salcedo junto a su hijo Rodrigo en el Amazonas.
Miguel de la Quadra-Salcedo junto a su hijo Rodrigo en el Amazonas.

Rodrigo señala que para él será muy triste esta primera Ruta Quetzal sin su padre. "Para mí era mi padre, mi jefe, mi maestro, mi amigo... todo. Desde los nueve años que me marché con él al Amazonas, siempre hemos estado juntos". A pesar de ello, afirma estar agradecido y muy emocionado con los cientos de llamadas y mensajes que ha recibido en los últimos días, "desde todas partes del mundo", para lamentar la muerte de su padre. "Te hace sentir que era una persona querida". Cree que su padre merece una calle en Madrid por todo lo que ha hecho por la juventud durante estos años.

Esa misma opinión tiene el escultor madrileño Víctor Ochoa, que ha mostrado a la familia de Miguel de la Quadra su compromiso de realizar una escultura del aventurero para que cuando la Administración se decida a homenajearlo esté lista. Ochoa ha explicado a EL PAÍS que aún no ha iniciado la preparación de la figura, que hará totalmente gratis, pero que comenzará en los próximos días. Los trabajos para hacer una réplica en bronce y de cuerpo entero del mediático reportero le llevarán cuatro meses. "Tuve una gran amistad con Miguel. De hecho, a él le debo ser escultor". De momento, solo el Gobierno ha anunciado, el mismo día en que murió, que concedía a De la Quadra-Salcedo la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio, una orden civil española que premia los méritos contraídos en los campos de la educación, la ciencia, la cultura, la docencia y la investigación. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS