Moliner planta a Montón y anuncia una querella por denuncia falsa

El presidente de la Diputación de Castellón elude la reunión del Hospital Provincial

La consejera de Sanidad, Carmen Montón, durante la reunión del consorcio del Hospital provincial de Castellón.
La consejera de Sanidad, Carmen Montón, durante la reunión del consorcio del Hospital provincial de Castellón.EFE (DOMENECH)
Más información
Moliner se desentiende de la gestión de Fabra en el Hospital Provincial
Moliner sostiene que lo que hizo Martínez en la depuradora no es ético
Una avería colapsa Radioterapia en Castellón de nuevo
Moliner se desentiende de la gestión de Fabra en el Hospital Provincial

El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, ha evitado hoy acudir a la reunión del consejo de gobierno del Consorcio del Hospital Provincial, convocado de urgencia a raíz de la denuncia por irregularidades contables de 25 millones de euros detectadas entre 2006 y 2015, que la Consejería de Sanidad presentó ante la Fiscalía la semana pasada. El mandatario ha excusado su asistencia por un acto electoral con empresarios en Vila-real; una actitud que la consejera de Sanidad Carmen Montón ha calificado de “impresentable”.

La Consejería de Sanidad convocó de manera extraordinaria esta reunión para “pedir explicaciones” a la Diputación de Castellón y a su presidente, Javier Moliner, porque “hay facturas irregulares que podrían ser constitutivas de delito, también durante su mandato”, según ha declarado la consejera.

Ambas instituciones forman, casi a partes iguales, del Consorcio que gestiona un Hospital con 77 millones de euros de presupuesto en 2015. En el consorcio, la Consejería tiene reservada la presidencia y siete vocales, mientras que la Diputación ostenta la vicepresidencia, ocupada por Moliner y anteriormente por Carlos Fabra, y también siete vocales.

La denuncia de Sanidad se basa en 4.713 facturas supuestamente irregulares; en una auditoría de la Intervención de la Generalitat de 2013, que revela malas praxis administrativas y falta de control, y en un informe que realizó el exgerente Rafael Arce en 2015 y que apunta ya a empresas que facturaban sin expedientes de contratación.

En esta reunión, que ha sido muy tensa según las fuentes consultadas por este periódico, ambas instituciones se han realizado acusaciones mutuas de falta de transparencia. De hecho, el diputado provincial Vicente Sales, que ha ocupado el lugar de Javier Moliner, ha anunciado al término de la reunión que la Diputación de Castellón presentará una querella contra la consejera Montón “porque la difamación que se ha producido es consecuencia de una denuncia absolutamente falsa”. Así mismo, ha calificado la actuación de Sanidad como un “globo electoral”.

Sobre las presuntas irregularidades, Sales ha manifestado que se trata de “ hechos absolutamente falsos y la prueba es que ellos (en relación a la consejería) tenían esa información y la han estado ocultando para poder sacarla en plena campaña electoral”.

En este sentido, Sales ha negado que desde la Diputación se tuviera conocimiento de las irregularidades denunciadas en 2013, a pesar de que Javier Moliner forzó tanto la destitución del entonces gerente Nicolás Martínez, como de la cúpula económica del Hospital Provincial, heredada de la época de Carlos Fabra a raíz de la auditoría de la Intervención de la Generalitat.

La consejera de Sanidad, por su parte, ha anunciado que se va a crear un “mecanismo de control acorde a lo que recomendaba el informe de 2013 de la Intervención de la Generalitat” y aunque falta por definir los detalles técnicos desde la institución se trabaja para que esté operativo en el siguiente Consejo de Gobierno.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS