La sala Heliogàbal vuelve a abrir a partir de octubre

El local y el Ayuntamiento ultiman la solución a los permisos

Una actuación musical en el bar Heliogàbal de Gràcia.
Una actuación musical en el bar Heliogàbal de Gràcia. MASSIMILIANO MINOCRI

La sala Heliogàbal de Gràcia volverá a subir la persiana a partir del mes de octubre. Lo hará, de momento, programando cuatro recitales de poesía y música acústica. El local, uno de los veteranos de la música en directo de la ciudad, se vio obligado a cerrar en enero pasado por la acumulación de multas que le impuso el consistorio por denuncias de un vecino. En total, el local tiene que afrontar el pago de cerca de 18.000 euros de sanciones, de los que 16.000 se han conseguido reunir con los ingresos de los conciertos solidarios que se han realizado en otras salas de Barcelona.

“Seguimos conversando con el Ayuntamiento y creemos que el problema está en vías de solución pero ya veremos”, decía con cierta prudencia Miquel Cabal, uno de los directores de Heliogàbal. Lo que se está discutiendo es el acondicionamiento del acceso al local y la posibilidad de ganar más espacio lo que permitiría ampliar el actual aforo de 39 personas. “Sin la seguridad de que podamos ampliar el aforo no realizaremos las obras porque tienen un coste elevado de cerca de 20.000 euros”, añadía Cabal. Un portavoz del consistorio confirmaba que las conversaciones siguen su curso con el objetivo de llegar a una solución definitiva que posibilite que el Heliogàbal pueda funcionar con todos los permisos en regla como bar musical. De hecho, la nueva categoría creada por el consistorio hace unos meses para bares con música en directo está pensada para legalizar la actividad del Heliogàbal y de muchos otros locales pequeños de Barcelona que han venido funcionando sin licencia que lo permitiera formalmente. En el caso del bar de Gràcia desde hace 20 años en los que ha programado 4.000 conciertos.

Todo apunta a que los responsables del bar confían en una solución definitiva porque han programado un concierto de Els Catarres el 17 de noviembre y ya han agotado las entradas. “Si no lo podemos hacer en nuestro local ya buscaríamos otra solución”, precisa Cabal. Lo que se ha programado a lo largo del mes de octubre no representa un problema de permisos ya que se trata de música acústica y los recitales de poseía también son en un formato asumible: un músico y un poeta.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción