Las Illes Formigues cobijan el pecio romano mejor conservado de Cataluña

Se trata de una embarcación del siglo I d.C. Gracias al Ictineu3, se han localizado otros cinco nuevos pecios

Un buzo junto a algunas de las ánforas.
Un buzo junto a algunas de las ánforas.C. Virgili /risck

Los arqueólogos del Centro de Arqueología Subacuática de Catalunya (CASC) en colaboración con el submarino Ictineu3, han localizado este octubre el pecio romano imperial, seguramente de la primera mitad del siglo I dC, mejor conservado en Catalunya. El barco, del que por el momento se desconoce la eslora y la ruta que llevaba, se ha localizado a una profundidad de entre 40 y 50 metros, cerca de las Illes Formigues (entre Palafrugell y Palamós) y transportaba Garum (salsa de pescado).

El objetivo de los trabajos de esta campaña, con la participación del Ictineu3, ha sido localizar yacimientos nuevos, no inventariados en la Carta arqueológica subacuática catalana, y relocalizar y revisar yacimientos ya conocidos, tanto para valorar su estado de conservación como la posibilidad de realizar campañas de excavación en un futuro. Los arqueólogos han podido explorar una profundidad de hasta 70 metros, y localizar este pecio, ubicado a la mayor profundidad en la que habrán trabajado en su historia.

El director del CASC, Gustau Vivar, ha explicado que tenían noticias de este pecio desde hacía tiempo gracias a un buzo de Vic y a un pescador de Palamós, pero que nunca se había excavado precisamente por su situación, a mucha profundidad. Ha avanzado, no obstante, que empezarán a trabajar allí en la campaña que viene y que les ocupará durante varios años. “Será importantísimo para la ciencia entender este barco y será una excavación larga que gracias al Ictineu3 nos permitirá trabajar bien porque conocemos los alrededores del pecio y dónde tendremos que poner los fondeos y todas las herramientas de trabajo”, ha asegurado. Una de las incógnitas que intentarán resolver será por qué se hundió en una zona “que no tocaba” según Vivar, ya que no había escollos.

El Ictineu3 sobre las ánforas.
El Ictineu3 sobre las ánforas.C. Virgili

En unos dos metros cuadrados han localizado 37 ánforas tipo Dressel 11 con tapones de corcho y cerámica en muy buen estado. Según la que destaparon, transportaba garum, que tras 2000 años bajo el mar ha quedado convertido en una especie de pasta. A simple ojo los arqueólogos “intuyen, sin haber tocado nada”, que hay más ánforas en al menos hay otros 15 metros. Desconocen las medidas del barco, sin embargo, según las características de las embarcaciones de la época, llevaban grandes cargamentos de entre 1.000 y 2.000 ánforas.

Formación continuada desde 2011

Desde el 2011 el CASC está haciendo formación continuada a un grupo de arqueólogos para trabajar en profundidad con las máximas garantías de seguridad. Se cuenta con un equipo de una de decena de expertos catalanes y otros tantos internacionales formados para hacer este tipo de trabajos arqueológicos a grandes profundidades. Entre 2011 y 2014 se trabajó en el Port de la Selva en el pecio de Cap de Vol, a 22 metros de profundidad, y en 2015 y 2016 en Cala Cativa, a más 30 metros.

Según Vivar, este tipo de barcos acostumbraban a proceder de la Bética, actual Andalucía, y transportaban la mercancía principalmente hacia Roma, pero también a Marsella o haber llegado a Narbona, desde donde repartirla por el litoral catalán. Hasta que no se estudie el pecio, se desconoce si iba o volvía y cual era exactamente su cargamento. A falta de confirmar con la excavación, creen que se trata del cuarto pecio imperial en buen estado localizado en el Mediterráneo que transportaba garum, junto con uno en Alicante y dos entre Córcega y Cerdeña.

Los arqueólogos del CASC creen que las ánforas siguen estibadas correctamente dentro de lo que era la bodega del barco, tal como fueron colocadas, siguiendo la estructura de madera, pero que esta no se podrá recuperar. “No podemos sacar ahora una ánfora porque es todo un puzzle, es un conjunto y para sacar una deberíamos romper 15 porque están enganchadas, por eso esperamos a empezar la excavación”, ha mantenido el director del centro.

La campaña se ha hecho entre Sant Feliu de Guíxols y Palamós. El Ictineu3 ha permitido navegar los 12 km de distancia bajo el agua visualizando el fondo marino y estar varias horas (hasta 8,5) sobre el pecio sin subir a superficie. En este trayecto han podido localizar nueve pecios, cinco a poca profundidad y cuatro a mayor fondo. En este mes se han descubierto cinco nuevos, que hacen ascender el número de yacimientos en el litoral catalán a 840.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS