Grupos en la órbita de PSC y Unió presentan un espacio catalanista

Iceta, Duran y Espadaler coinciden en el acto de apertura de ‘Portes obertes’

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta.
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta.Ballesteros (EFE)

Militantes y simpatizantes del Partit dels Socialistes y de Unió presentaron ayer el nuevo espacio que han impulsado en defensa del catalanismo, eclipsado por el proceso secesionista. La plataforma, nacida en julio, se denomina Portes obertes del Catalanisme y está auspiciada tanto por miembros de La Tercera Via, un colectivo en la órbita socialista, como de Construïm, alentado desde Unió. La entidad cuenta con la bendición de los dos partidos y en primera fila estaban sentados el socialista Miquel Iceta y los democristianos Josep Antoni Duran Lleida y Ramón Espadaler.

Críticas al proceso soberanista

Una docena de miembros de la  plataforma, acomodados en el escenario, realizaron un breve discurso en defensa del catalanismo con críticas, algunas soterradas y otras más ácidas, al proceso secesionista. Pere Navarro, exlíder del PSC, añoró la capacidad de influir del catalanismo en la gobernabilidad del estado; Jordi Hereu, exalcalde de Barcelona, lamentó “el espectáculo vacío que no transforma nada”;  El democristiano Jordi Casas, exdelegado de la Generalitat en Madrid -también estaba Fèlix Riera, exdirector de Catalunya Ràdio, alertó que el soberanismo se acerca con peligro a la “frontera del populismo”.

Ante unas 300 personas, en el salón de actos de la Casa Bonnemaison, Mario Romeo, presidente de La Tercera Via, presentó la declaración del nuevo espacio que aboga por recuperar un catalanismo “plural, abierto e integrador” para abordar la crisis entre Cataluña y el resto de España. Los promotores no conciben el catalanismo, dice el texto, como un fin en sí mismo sino como un espacio social que permita articular las aspiraciones de la sociedad catalana “con voluntad cívica de convivencia con el resto de pueblos de España”, con respeto al Estado de Derecho, al principio de legalidad diálogo y progreso”.

“Las visiones reduccionistas de Cataluña y España, la polarización en la sociedad catalana, la unilateralidad y los enfrentamientos interesados no ayudan a avanzar”, avisa el texto que pide construir puentes “sin exclusiones”. La plataforma no aspira a convertirse en partido y su objetivo ahora es difundir la declaración a las fuerzas políticas, a los agentes económicos y sociales y líderes de opinión y crear un blog donde difundir su mensaje. “Estamos aquí para reafirmar un espacio que nos es propio y no tirar la toalla. Hay que reivindicar el carácter de Cataluña diversa e inclusiva”. La plataforma ignoró el derecho a decidir y el referéndum que quiere convocar Carles Puigdemont con o sin permiso del Estado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS