Michael Feinstein actúa por primera vez en España

"Frank Sinatra era romántico pero peligroso", afirma el cantante norteamericano

"No hay ningún otro como Frank Sinatra. De todos los cantantes del pasado es el que perdurará, su música es totalmente atemporal. Fue el primero en elevar las canciones populares hasta las salas de concierto clásicas.". Así se expresaba ayer en Barcelona el cantante y pianista Michael Feinstein que el próximo sábado presentará en el Palau de la Música Catalana un concierto especial dedicado precisamente a Frank Sinatra. Especial no solo por la entidad del artista a quien lo dedica sino porque Feinstein estará acompañado por la Orquestra Simfònica del Vallès aportando así una dimensión nueva al proyecto.

Tras más de tres décadas de carrera profesional y 35 discos publicados la del sábado será la primera actuación española de Michael Feinstein (Columbus, Ohio 1956). "No es la primera vez que canto en Barcelona. Había paseado por la ciudad cantando pero esta será la primera vez que lo haré profesionalmente", puntualiza sonriente antes de deshacerse en elogios sobre el recinto modernista barcelonés que acababa de recorrer mezclado con más de mil niños que realizaban una visita escolar. "El lugar es muy especial, único, bello,... Es grande pero parece confortable e íntimo para el artista. Cada sala de conciertos es diferente. Los arquitectos y especialistas en sonido pueden diseñar la sala pero no pueden prever el sentimiento que tendrán. Con solo cinco minutos en el Palau he notado una emoción muy especial".

El sábado (a las 19 horas) esa emoción se compartirá con el público del Festival de Jazz y de la temporada Simfònics al Palau que han juntado esfuerzos para este concierto. "Me gusta la música latina y la música clásica de aquí: Mompou, Granados, Albéniz,... Conocí un poco a José Iturbi", prosigue el pianista y cantante. "En Estados Unidos solo la música pop genera interés. Todo lo demás, incluida la música clásica está de capa caída. Por lo que he visto, aquí se aprecian más otros tipos de música. Oyes música latina, francesa, clásica,... el ambiente es más abierto que en los Estados Unidos".

Dirigida por Vicent Alberol la Simfònica del Vallès interpretará en la primera parte Rodeo de Aaron Copland y On the town (Un día en Nueva York) de Leonard Bernstein para dedicar toda la segunda mitad a Frank Sinatra. "No es fácil cantar las canciones de Sinatra porque él las cantaba como nadie", puntualiza Feinstein. "Utilizaba las canciones para explicar cosas, para contar una historia como si fuera una película, sentía lo que cantaba y lo cantaba siempre como si fuera la primera vez. Además su voz era muy especial y su apariencia también: romántico pero peligroso. Lo más importante cuando estabas a su lado era no hacerlo enfadar".

Michael Feinstein dedicó un disco a Sinatra en 2008 y una segunda parte en 2011. "Conocí a Sinatra personalmente y fue muy amable conmigo. Yo era un desconocido y él me dedicó su tiempo. Cuando canto sus canciones lo que intento es captar su humanidad, su acercamiento personal. No quiero imitarle ni hacer una copia sino meterme en la esencia de su estilo". Feinstein se muestra feliz de tener una orquesta sinfónica arropándole. "Sinatra no utilizaba la orquesta como un acompañamiento, se trataba de un verdadero dúo con ella. Yo me siento como envuelto en sábanas y eso me lleva a cantar diferente. La magia de las cuerdas me transporta a otra dimensión".

La sonrisa de Michael Feinstein desaparece al hablar de las recientes elecciones en su país. Su semblante extremadamente serio y sus palabras comedidas no dejan entrever sus preferencias personales. "No sé que esperar, nadie lo sabe. No conozco la opinión de Donald Trump sobre el arte. En distintas ocasiones me pidió que actuara en actos suyos pero, por diferentes razones, nunca fui. La cosa buena del resultado es que ha sido como un despertador que nos ha mostrado que no tenemos el poder sobre todas las cosas y que tenemos que vivir según nuestras creencias".

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS