Ganchos más que rebajas

Muchas tiendas utilizan las rebajas para invitar a los consumidores a ver sus nuevas colecciones, que también son de invierno pero no están de oferta

Rebajas en el centro de Barcelona.
Rebajas en el centro de Barcelona.CARLES RIBAS

Cuando todavía no han pasado los Reyes Magos, una tradición muy arraigada en Cataluña que deja regalos en casi todas las casas, muchas tiendas ya lucen los carteles de rebajas en el escaparate. Si hace unos años era impensable empezar a aplicar descuentos antes de terminar el periodo navideño, cuando las empresas de moda registran sus máximas ventas, la normativa estatal de liberalización de las rebajas permite ahora que los comercios las hagan cuando quieran. Pero, en muchas tiendas, estos carteles parecen más un gancho que rebajas como las de antes.

Más información
El comercio obvia la campaña de Reyes e inicia las rebajas
Cómo ser la reina de las rebajas

Un paseo por el centro de Barcelona nos saca la venda de los ojos. En el escaparate de la tienda H&M hay un cartel grande que reza rebajas, pero una vez adentro, los descuentos solo ocupan la parte izquierda de la tienda, los artículos de la derecha no tienen ningún tipo de descuento. Un dependiente explica que las piezas de la nueva colección, la que hace una semana que ha llegado a la tienda, no están rebajadas. En este tipo de establecimientos, la renovación del género es constante, ya no hay dos temporadas, sino novedades cada quince días. Eso sí, si uno solo se fija en la ropa que cuelga en la zona de la izquierda, por 7 euros se lleva un jersey y por 10 euros puede enfundarse unos pantalones nuevos.

Más o menos pasa lo mismo en establecimientos como Mango, COS o & Other Stories. A la izquierda y colocados en serie, los productos rebajados, entre un 30 y un 50%, pero en el lado derecho y bien expuestos, hay toda una retahíla de artículos sin descuento. En COS, un dependiente matiza que la nueva colección, que es la “pre pre primavera” no está rebajada. En Mango tres cuartos de lo mismo, y lo último que ha llegado, que no está rebajado, claro, incluye ropa tan hibernal como la colección anterior, con jerséis de lana y abrigos. En la tienda de moda infantil Bóboli los descuentos del 25% solo se aplican por ahora a los socios, que son los clientes con un carné de fidelidad, una estrategia que empieza a ser habitual en tiendas de ropa para niños.

En la tienda de ropa interior Intimissimi también cuelga un cartel de rebajas. En este caso solo se aplica a los pijamas y el ahorro es del 30%. En el resto de la tienda los precios son los habituales. Parecida es la estrategia de Carpisa, que aplica un 30% solo en las maletas, colocadas estratégicamente en la entrada del local. El resto de bolsas y artículos no tienen todavía descuentos. En una columna de la derecha, llaman la atención unos artículos con carteles diferentes, Christmas price (precio de Navidad), que invitan a pensar en ofertas. El vendedor aclara que no tienen ningún descuento, pero son productos exclusivos para estos días de fiesta.

Los que todavía no se han sumado a la fiesta de las rebajas y previsiblemente lo harán a partir del 7 de enero, como era tradicional hasta ahora, son los establecimientos de Inditex, Desigual, El Corte Inglés o la mayoría de tiendas del pequeño comercio. De hecho, el periodo de rebajas supondrá la contratación de 17.500 personas, 13.700 en Barcelona, y la mayoría en tiendas de moda, perfumería o cosmética, según las previsiones de la empresa de recursos humanos Adecco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Mar Rocabert Maltas

Es periodista de tendencias y cultura en la redacción de Cataluña y se encarga de la edición digital del Quadern. Antes de llegar a EL PAÍS, trabajó en la Agència Catalana de Notícies. Vive en Barcelona y es licenciada en Periodismo por la Universitat Pompeu Fabra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS