Ordenan reabrir la instrucción de un presunto caso de bebé robado en San Sebastián

La audiencia de Gipuzkoa pide citar a un testigo para esclarecer la denuncia de la presunta sustracción en 1963 de un recién nacido

Una protesta en San Sebastián a favor de la investigación de casos de bebés robados.
Una protesta en San Sebastián a favor de la investigación de casos de bebés robados.JAVIER HERNÁNDEZ
Más información
"Solo quiero saber la verdad. Dónde está mi hermana"
Un documental sobre los niños robados, una trama sin culpables
Sor Aurora no tiene datos de madres de supuestos bebés robados

La Audiencia de Gipuzkoa ha ordenado al Juzgado de Instrucción número 3 de San Sebastián reabrir la investigación de un presunto caso de bebé robado y la práctica de nuevas diligencias, entre ellas la toma de declaración a un testigo que podría aportar nuevos datos a la causa.

En un auto, la Sección Segunda de la Audiencia guipuzcoana estima así parcialmente un recurso interpuesto por el abogado Guillermo Peña contra el archivo de este caso, en representación de una mujer que denunció la presunta sustracción en 1963 de su hermana recién nacida en el Hospital Nuestra Señora de Aránzazu, en San Sebastián.

Según esta denuncia, la madre dio a luz a una niña el 2 de marzo de aquel año y a los pocos días fue informada de que el bebé había muerto, aunque con posterioridad la familia tuvo conocimiento de "nuevos datos", de los que "se deducía que la recién nacida no había fallecido y que, en consecuencia, habría sido sustraída a sus progenitores".

El 24 de mayo de 2011 el Juzgado de Instrucción abrió unas diligencias de investigación del asunto, aunque meses después, el 29 de agosto de 2012, acordó el sobreseimiento provisional de la causa, "por no aparecer suficientemente justificada la perpetración de una infracción penal".

No obstante, ahora la Audiencia de Gipuzkoa ha ordenado reabrir el caso, después de que en 2016 la Ertzaintza remitiera una ampliación de atestado con la declaración de un testigo.

Este hombre refiere una presunta "actuación irregular" de una religiosa supuestamente "responsable de la entrega de un niño en adopción a una familia, al margen de la residencia de Fraisoro", y que podría "ser la misma" que atendió a la madre del bebé cuya desaparición se investiga ahora.

El auto de la Audiencia explica que, "a la vista de la anterior declaración" y "advirtiéndose que en la documentación médica obrante en las actuaciones existe confusión respecto a la habitación en que se encontraba la parturienta", se estima "de interés" la apertura del caso "con el fin de agotar la investigación de las circunstancias de los hechos denunciados".

La Audiencia pretende de esta manera "esclarecer" quiénes eran las mujeres que ocuparon dos habitaciones distintas en aquel momento si se trató de una sola y si, en caso de ser dos, "dieron o no a luz criaturas que vivieron o fallecieron", además de "cotejar la información hospitalaria con la obrante en el Registro Civil".

La Sección Segunda estima asimismo la práctica de otras diligencias como la petición de distintos datos sobre el registro de ingresos, partos y defunciones al Hospital Nuestra Señora de Aránzazu (actual Hospital Universitario Donostia) o en su defecto a Osakidetza.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS