‘Las amistades peligrosas’ llegan al Liceo con la ópera ‘Quartett’

El teatro hace una prueba piloto con unas gafas inteligentes para ver los subtítulos

Una escena de la representación de ‘Quartett’ en la Scala de Milán.
Una escena de la representación de ‘Quartett’ en la Scala de Milán.

El peligroso juego de dos ex amantes que se plantean un reto seductor, la marquesa de Merteuil y el vizconde de Valmont, los personajes ideados por Pierre Choderlos de Laclos en Las Amistades Peligrosas —llevada al cine por Stepehn Frears— irrumpirá en el Liceo con Quartett. Una ópera contemporánea de Luca Francesconi con un montaje espectacular de la Fura dels Baus que no dejará indiferente: la escena estará dominada por una gran caja suspendida, de unos 24 metros cuadrados, en la que estarán encerrados toda la representación los dos artistas que le dan vida: el barítono escocés Robin Adams y la mezzosoprano también escocesa Allison Cook.

No será ese el único nivel de la representación porque detrás de esa caja —colgada y sujetada por 600 cables de acero— que es donde se percibirá lo cotidiano de los personajes, se proyectará un vídeo de ellos mismos observándose —lo que piensan, lo que imaginan— y hasta un tercer nivel que sitúa al espectador en la naturaleza o en una ciudad. La singular escenografía de Alfons Flores representa el aislamiento: “ellos encerrados en sí mismos”.

Quartett llega al Liceo y a España por primera vez. Es una producción del Teatro de la Scala de Milán donde se estrenó en abril de 2011. Desde entonces se ha representado en varias ciudades europeas y en Buenos Aires. En el Liceo habrá cinco funciones: “creemos que es la capacidad que tenemos de atraer a un público interesado en una obra contemporánea que es de las mejores del siglo XXI”, explicaba la directora artística del Liceo, Christina Scheppelmann. Àlex Ollé director de escena y padre de la criatura —se la encargó personalmente el compositor— hacía un llamamiento: “que venga gente joven a ver Quartett, es un apuesta muy potente”. Ollé, que regresa al Liceo seis años después de representar Le grand Macabre, subrayaba que la fuerza de la ópera no es solo por el montaje sino por la actualidad de lo que se pretende explicar: la decadencia de una sociedad burguesa que vive fuera de la realidad. “La relación de la pareja es casi caníbal, tiene algo de pornográfico y de voyeur”, añadía.

Más información
Off Liceu, música contemporánea de compositores nacionales
El Liceo apuesta por incluir más ópera contemporánea

Quartett también servirá al Liceo de prueba piloto de unas gafas inteligentes —habrá un número limitado— con las que el espectador podrá ver los subtítulos y una escueta información sobre el libreto y los personajes. Si la experiencia funciona bien se distribuirán más gafas en otros títulos con un precio de unos 10 euros.

Una de las singularidades de la ópera de Francesconi es que sus dos protagonistas han sido los mismos desde la primera representación. “como nosotros mismos, los personajes cambian, evolucionan y encontramos cosas diferentes”, explicaba la mezzosoprano Allison. Su compañero de escena, el barítono Adams, reconocía que se sentía como “un monstruo” dando vida al personaje de vizconde de Valmont. Los dos exhiben caracteres muy extremos —que en el cine encarnaron John Malkovich y GlennClose— que les llevan al drama fatal. El director musical de Quartett —ópera de un solo acto— es Peter Rundel que se encargará de dirigir a la Orquestra Simfònica del Liceu y combinarla con la ya registrada y tratada electrónicamente por el IRCAM, el Instituto de Investigación Musical de París.

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS