Las cámaras del almacén de informática municipal se apagaron por ser “ilegales”

La gerente de la ciudad defiende la legitimidad del apagón de los dispositivos durante un inventario que acabó en el descubrimiento de una contabilidad b

El apagón de cuatro cámaras de vigilancia durante el inventario del almacén del organismo de informática (IAM) del Ayuntamiento de Madrid fue legítimo, según ha afirmado este viernes Carmen Román, persona de confianza de la alcaldesa y responsable política del IAM. Entre 2015 y 2016, los empleados del organismo intentaron reorganizar un almacén en el que había material no inventariado. Después de esta pesquisa, una denuncia anónima reveló que los dirigentes del IAM habían firmado tres contratos, por más de dos millones de euros, que se ejecutaron solo parcialmente, dando lugar a una contabilidad en B en el organismo. Actualmente el Ayuntamiento solo ha cesado al subdirector del ente.

Las cuatro cámaras colocadas en el almacén municipal de informática se apagaron porque "no estaban legalizadas". Según Román, estas cámaras estaban conectadas a un ordenador interno del organismo municipal, algo que "va en contra de la ley de protección de datos". Entre noviembre de 2015 y abril de 2016, el subdirector del IAM, Francisco López, con otros cinco empleados, empezó a reordenar el almacén del IAM. Vio cuatro cámaras que estaban grabando y de acuerdo con el gerente del organismo Fernando Pérez (nombrado por el ejecutivo de Carmena) acordó apagarlas. Al acabar el inventario, las cámaras volvieron a funcionar.

A finales de noviembre del año pasado, una denuncia señaló que el IAM había creado bolsas de dinero sin declarar. Se recaudaba dinero de material informático no entregado. A través de facturas falsas, este dinero se movía a una hucha virtual, o en B, cuyo fin aún se desconoce. El desvio de dinero puede superar el millón de euros.

El Ayuntamiento de Madrid, tras recibir la denuncia, esperó un mes para activar una inspección interna. Carmen Román, gerente de la ciudad, decidió cesar de forma preventiva al subdirector del IAM. El gerente del organismo de momento no ha sido hasta ahora mencionado como uno de los posibles responsables. Al acabar la inspección, el Ayuntamiento decidió entregar a la Fiscalía el asunto. El informe municipal y sus conclusiones siguen sin hacerse públicas, a pesar de que el Consistorio anunció en enero que habría informado debidamente sobre el desvío de dinero, que entonces achacó a una mala práctica administrativa.

Percival Manglano, concejal del PP, acusó en una comisión municipal de este viernes al gobierno de Carmena de falta de transparencia ante estos hechos que, de haber sido entregados a la Fiscalía, demuestran el carácter delictivo de los mismos. "Es muy casual que el problema con las cámaras se detecte justo cuando se hace el inventario", sostuvo Manglano, quien cifró el dinero desviado en 700.000 euros.

Román reconoció la "trascendencia" del caso y anunció que el próximo martes se ha convocado en el IAM un consejo rector extraordinario para abordar el asunto. Bajo el ojo de la tormenta podría caer el actual gerente del IAM, nombrado durante el mandato de Carmena, puesto que la contabilidad en B se generó durante su gestión. Se trata del primer caso de trama delictiva investigado durante el mandato municipal de Manuela Carmena.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS