La CUP pide la destitución de Vila después de que denunciara a Arran

"Es muy bueno para un país de ricos pero no para un país de gente pobre”, dice Anna Gabriel

La diputada de la CUP Anna Gabriel.
La diputada de la CUP Anna Gabriel.Gianluca Battista

La CUP ha solicitado este domingo al president Carles Puigdemont que se sitúe en una “lógica de transición y rupturista” si gana el sí en el referéndum previsto para el 1 de octubre y destituya a Santi Vila como consejero de Empresa y Conocimiento. Anna Gabriel, portavoz de los anticapitalistas, ha arremetido en una entrevista en la agencia ACN contra Vila por haber presentado una denuncia en el juzgado contra Arran por realizar pintadas y haber pinchado las ruedas a un bus turístico de Barcelona. “No necesitamos un consejero como él que es muy bueno para un país de ricos pero no para un país de gente pobre”, ha dicho.

Gabriel ha atribuido a Vila, tras esa denuncia, una “actitud airada y criminalizadora” contra Arran y le ha afeado que abandere la defensa de la “marca Barcelona para defender los intereses turísticos”. Por contra, le ha recriminado que no haya denunciado la actuación de los mossos en la calle Entença de Barcelona para desalojar cuatro pisos ocupados.

Criminalizar al grupo

“Mucha gente comparte el fondo y las formas [de las acciones de Arran] y no compra que sea violencia pintar la luna de un autobús ni tirar confeti en el puerto de Palma o poner adhesivos en coches de alquiler”, ha dicho. Gabriel ha lamentado que esos ataques solo hayan servido para criminalizar al colectivo y no para reabrir un debate sobre el turismo. La diputada ha expresado su confianza de que los consejeros estén comprometidos al 100% con el referéndum —“Y no al 99,5%”, precisó— y ha afirmado que la consulta es una “ruptura política de primer nivel” por lo que ha invitado al president a “escuchar el clamor” y que entienda que “sería oportuno” aplicar nuevas políticas fiscales, educativas y sanitarias.

La CUP lanza desde hace tiempo agrias críticas a Vila, a quien han acusado en el Parlament de arremeter de forma sistemática contra los anticapitalistas. De hecho, Mireia Boya, presidenta del grupo parlamentario de la CUP, negó que esas acciones fueran violencia y sostuvo que sí lo eran determinadas políticas del Govern. Boya ya cargó entonces contra la “política neoliberal” de Vila pese a apenas llevaba dos semanas en el cargo tras abandonar la cartera de Cultura. “Estoy dispuesta a apostar por la transversalidad pacífica del movimiento independentista pero él debe comprometerse a poner fin, hasta después del referéndum, a la política neoliberal que impulsa”, dijo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS