Las obras del parque de Glòries comenzarán en enero

La comisión de Urbanismo aprueba inicialmente el nuevo proyecto del túnel para soterrar Gran Via

Obras del túnel de Glòries.
Obras del túnel de Glòries.Joan Sánchez

Las embarrancadas obras de la plaza de les Glòries de Barcelona se retomarán en enero. En superficie, en el lado montaña arrancarán los trabajos de lo que será el futuro parque, entre las calles de Cartagena e Independència, anunció ayer el Ayuntamiento. Por otra, la comisión de Urbanismo aprobó ayer inicialmente el nuevo proyecto del túnel para soterrar Gran Via: paradas desde abril, las obras se reanudarán a comienzos de 2018. Y tal y como ya anunció el Gobierno de la alcaldesa Colau, se prolongarán hasta la rambla del Poblenou.

El creador de la trama cuadriculada del Eixample que une Ciutat Vella con los antiguos pueblos del plade Barcelona, Ildefons Cerdà, imaginó la plaza de les Glòries como un gran centro de la ciudad, donde se cruzan tres grandes avenidas: Gran Via, Meridiana y Diagonal. Pero el espacio, enorme, nunca ha acabado de funcionar como parque, sino como nudo viario por el que cada día pasan 90.000 coches.

Cuatro meses y el contrato sin liquidar

En el culebrón de Glòries sigue habiendo un cabo suelto que varias fuentes aseguran que podría acabar en los tribunales. Es la liquidación del contrato entre el Ayuntamiento y las empresas que ejecutaban la obra que se paró. Han pasado cuatro meses desde que se paralizaron los trabajos y todavía no hay acuerdo económico entre el consistorio y las empresas Comsa, Copisa, Benito Arnó y Rogasa.

Tras décadas de lucha vecinal para convertir la zona en un gran parque y polo de equipamientos, las obras comenzaron en 2013: objetivo, soterrar la Gran Via para poder adecentar la superficie. Se derribó el anillo viario elevado —el tambor, como se conocía popularmente—, se trasladaron los Encants y se realizó la urbanización provisional del espacio, dejando en medio la almendra desde donde se tenía que construir el túnel y desviando el tráfico.

Las obras del túnel, de casi un kilómetro, arrancaron rozando el fin del mandato del ex alcalde Xavier Trias, en abril de 2015. Pero Trias decidió hacer el túnel en dos fases: de la calle de Castillejos hasta Badajoz; y en el futuro, de Badajoz hasta la Rambla del Poblenou. El calendario preveía finalizar la primera fase la primavera pasada. Pero no tardaron en llegar los problemas y en octubre del año pasado este diario reveló que acumulaban 18 meses de retraso debido a dificultades técnicas: catas insuficientes, elementos soterrados inesperados y el mal estado de los túneles ferroviarios obligaban a recalcular toda la obra, adjudicada con una baja del 24%. Unas obras, además, que están bajo sospecha en el Caso 3% de corrupción.

Tras meses de incertidumbre, en abril de este año el gobierno de la alcaldesa Ada Colau cortó por lo sano y paralizó las obras del túnel. “Para hacer limpieza”, defendió el gobierno, que tomó la decisión desoyendo la mayoría del pleno y provocando una tormenta política. Entre otras cuestiones, porque la oposición exige saber cuánto costará el retraso: el gobierno asegura que el sobrecoste será del 20% mientras los expertos mantienen que alcanzará el 60%.

Antes del verano, la historia dio un giro en el guión y el gobierno de Colau anunció que cuando se reanuden las obras será para hacer el túnel entero: desde Castillejos hasta la rambla del Poblenou. Coste total con IVA, 176 millones de euros, contando los ya invertidos. Y calendario, apertura en 2021.

Con el visto bueno definitivo al proyecto tras un mes de exposición pública, las obras deberían arrancar a comienzos de 2018. El nuevo proyecto prevé perforar a mayor profundidad, mejorar la ejecución del túnel bajo los que hay de tren y metro, más desvíos de instalaciones y cambios en el sistema de apuntalamiento. El ejecutivo de Colau, además, troceará las obras en varios lotes para evitar bajas y que una sola empresa controle los trabajos.

Arranca la Canòpia

En paralelo a los trámites de adjudicación de las obras del túnel, el Gobierno aprobó la semana pasada el proyecto para comenzar las obras de la primera fase del parque, la Canòpia. Se comenzará pla urbanización del espacio que hay entre las calles de Cartagena e Independència por los lados; y entre Consell de Cent y el trazado provisional de la Gran Via. En total, 45.860 metros cuadrados con una inversión de casi 20 millones de euros y un año de ejecución.

En el ámbito está previsto se construirá La Clariana, una gran explanada; la Rambla dels Encants, que será un nuevo paseo, y espacios de zonas verdes, para jóvenes, niños y perros.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS