Las ciudades de la periferia de Barcelona se empobrecen

La tasa de riesgo de pobreza es del 15,4% en la capital y del 21,3% en el resto del área metropolitana

Vista de Ciutat Meridiana.
Vista de Ciutat Meridiana.CARLES RIBAS

La situación económica mejora y la tasa de riesgo de pobreza ha caído en el conjunto del Área Metropolitana de Barcelona entre 2011 y 2016. Ha pasado del 20% al 18,4%. Pero ojo: mientras cae casi cinco puntos en la capital, sube el 1,3% en el resto de ciudades metropolitanas. Barcelona mejora, pero las ciudades de la periferia se empobrecen. Son datos de la Encuesta de Condiciones de Vida de la AMB, que refleja también la subida de los alquileres.

La encuesta se hace cada cinco años y es una foto sobre los 3,2 millones de habitantes de los 36 municipios metropolitanos. Incluye información sobre la renta, las condiciones económicas de los hogares o la composición de la pobreza. El estudio refleja, en esta edición, la subida del alquiler, que ha provocado que más de la mitad de hogares metropolitanos dediquen más del 40% de sus ingresos a pagar la renta.

Los datos, en global, mejoran respecto a 2011, pero no son para tirar cohetes. Para empezar: 578.000 personas del área metropolitana están en situación de riesgo de pobreza (el 18,4%). De estos, el riesgo es de pobreza severa en 185.000 casos. Y con una importante brecha entre la capital, donde el riesgo es del 15,3% y la primera corona, del 21,3%.

El responsable del estudio, Sergio Porcel, afirmó que habrá que hacer “estudios en profundidad sobre los cambios en la composición social” para encontrar los motivos de esta brecha. Porcel apuntó al precio de la vivienda que puede haber expulsado barceloneses, o a la mayor presencia de profesionales cualificados y directivos en la capital, donde también hay más hogares con dobles ingresos.

Otro dato llamativo es que, mientras se reducen carencias —como no poder afrontar gastos imprevistos, comer proteína cada dos días o poner la calefacción—, sube el porcentaje de ciudadanos que afirman tener dificultades para llegar a fin de mes.

La encuesta indica que la renta anual media por persona en el área metropolitana es de 14.073 euros. Y de nuevo arroja la brecha entre Barcelona (15.685 euros) y el conjunto de municipios (12.539 euros). Las diferencias aparecen de nuevo si se mira la tasa de riesgo de pobreza por grupos sociales. Si la media es del 18,4%, se dispara fuera de Barcelona entre los menores de 16 años (23,5%, diez por encima del riesgo de ser pobres que tienen los de la capital). Y se dispara también entre los nacidos fuera de España (42,1%) o los parados (45,5%).

Como es habitual en estos estudios, los datos apuntan a la relación entre el nivel de estudios y el riesgo de pobreza: a más estudios, menos riesgo. Y es demoledor observar cómo las mayores tasas de privación material las registran los jóvenes: la franja de 16 a 34 años. Su tasa es del 21,4%, muy por encima de la media del 14,5%.

Llamativa es la contribución de las ayudas públicas. Si no fuera por las pensiones de jubilación y viudedad, los índices de pobreza entre las personas mayores serían tremendos (se reduce un 43,2%). E igual ocurre con el resto de prestaciones sociales: sin ellas, quienes las reciben tendrían un 54% más de posibilidades de estar en riesgo de pobreza. La vicepresidenta del Área de Planificación Estratégica del AMB, Janet Sanz, constató que “el Estado del Bienestar, que ha desaparecido de la agenda pública, reduce el riesgo de pobreza”.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS