Barcelona tendrá una bienal de cultura en otoño y otra de ciencia en febrero

Joan Subirats, nuevo comisionado de Cultura del consistorio, retomará el proyecto de la Biblioteca Provincial con el Ministerio

Ada Colau con el comisionado de Cultura Jaume Subirats, izquierda, y el comisionado de Empresa, Lluis Gómez.
Ada Colau con el comisionado de Cultura Jaume Subirats, izquierda, y el comisionado de Empresa, Lluis Gómez.CARLES RIBAS

Ha asumido la cartera de cultura del Ayuntamiento de Barcelona en forma de comisionado a falta de 15 meses de las próximas elecciones municipales y ha sido el tercer titular de esa responsabilidad en el gobierno de Ada Colau, después de una primera etapa de Berta Sureda, que también fue comisionada, y la del regidor socialista Jaume Collboni finiquitada por el impacto del procés en el pacto de gobierno municipal. "No es normal que en menos de cuatro años sea el tercer responsable", ha asumido el politólogo Joan Subirats en su primer contacto con los medios de comunicación para explicar qué proyectos desarrollará en el resto de mandato que queda, cuáles son las prioridades y el estado de algunas de las iniciativas lanzadas por sus antecesores y si proseguirá con ellas o no.

"Soy muy consciente que queda poco más de un año y por eso creo que lo importante es definir las líneas estratégicas y lanzar propuestas encaminadas a definir la política cultural de la ciudad en un futuro", ha explicado. Entendiendo la cultura como debate de ideas, más allá de la gestión de grandes equipamientos, Subirats anunció la puesta en marcha de dos bienales que se celebrarán en Barcelona siguiendo el modelo de algunas ciudades italianas, como Módena o Turín. Habrá un festival de otoño, seguramente en octubre, que todavía no tiene nombre y que girará en torno al pensamiento, la filosofía y las artes vivas "en el que están llamados a participar todos los centros culturales de la ciudad pero con la idea de situar los debates en la calle". Su duración será de una semana. La otra bienal se centrará en la ciencia y la mujer "por la importancia que le da este ayuntamiento a las políticas de género", ha subrayado, y coincidirá con las fiestas de Santa Eulàlia del mes de febrero. Como teórico que es con una amplia visión de la sociología y el fenómeno urbano, Subirats pretende con esas dos bienales un debate abierto sobre las realidades que envuelven a Barcelona como ciudad global/local que es.

Subirats ha apuntado que una de las principales líneas estratégicas de su política pasará por reforzar la cultura como debate de ciudad desde la proximidad y el territorio frente a una gestión más centrada en el impacto de los grandes equipamientos: "Yo no hablo de consumo cultural, sino de educación cultural", ha matizado en completa sintonía con el ideario de los comunes. Siguiendo esa argumentación, el delegado proseguirá con algunas de las iniciativas promovidas por Berta Sureda como la descentralización y el desarrollo de nuevas normativas para favorecer la música en vivo en pequeños locales y también el control de la precariedad en los puestos de trabajo del sector cultural. De la etapa de Collboni, el delegado de Cultura se ha comprometido a seguir con el impulso de la política editorial, las ayudas al sector audiovisual y las fábricas de creación: "entiendo que son medidas de gobierno, no exactamente de Collboni". En relación, con los múltiples frentes culturales abiertos estos últimos años y otros que se arrastran desde hace más tiempo, estas son las ideas del nuevo delegado de Cultura:

Más información
Colau elige a Joan Subirats como comisionado de Cultura
El partido de Ada Colau rompe su pacto de gobierno con el PSC en el Ayuntamiento de Barcelona

Biblioteca provincial. El Ayuntamiento de Barcelona quiere dar un nuevo impulso al proyecto definido y aprobado hace casi una década con el Ministerio de Cultura que no avanza después de que se realizó el proyecto arquitectónico. "Las bibliotecas son un equipamiento central de la política cultural y hace falta definir lo que tiene que ser un centro pensando para 2030. Un nuevo tipo de biblioteca que hace falta", ha dicho. Para retomar el asunto, el delegado está pendiente de un encuentro con el Ministerio de Cultura.

Pabellones de Montjuïc. En época de Collboni, el Ayuntamiento llegó a un acuerdo con la Fira para tener el uso de parte del pabellón de la Reina Maria Eugenia de Montjuïc. La idea del que fue regidor socialista era que ese espacio se destinara a exposiciones internacionales que muchas veces no tienen cabida en la ciudad por falta de espacio.  El MNAC ha reivindicado ese espacio como el idóneo para poder ampliar su superficie expositiva y que hiciera de antesala del museo, siguiendo la idea -también frustrada- de hacer esa zona "la montaña de los museos". Subirats ha avanzado que la finalidad de esa "gran" superficie será cultural sin precisar más: "tengo que hablar más, entre otros, con el propio director del MNAC".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fabra i Coats. Sin querer destacar una de las fábricas de creación sobre otras, Subirats avanzó que la Fabra i Coats reúne un complejo y completo entramado de actividades de barrio que funcionan muy bien y que la potencialidad irá a más: "La queremos convertir en un auténtico equipamiento de ciudad y por eso mismo se hará un proyecto global antes del verano". De ahí que el concurso que estaba pendiente de convocar para la dirección del centro de arte de la Fabra i Coats se pospondrá hasta el verano porque entienden que se tiene que vincular al resto de las actividades del conjunto.

Casa de las Letras. La idea de destinar los edificios de titularidad municipal de Roc Boronat a la Casa de las Letras como cuartel general de la capitalidad editorial de Barcelona promovida por Jaume Collboni no está del todo clara con Subirats que ha precisado que el concurso arquitectónico de reforma de los edificios se hará pero que quería afrontar con el sector el proyecto en sí y que proyección tendría.

Hermitage. Con la modificación de calificación de territorio portuario acordada por el Puerto y el Ayuntamiento la semana pasada, el Puerto podrá decidir cambios de usos en la nueva bocana: "se trata de una iniciativa privada, pero al ayuntamiento lo que le preocupa es la calidad cultural, el proyecto artístico y el plan de viabilidad. Si se concreta una propuesta, discutiremos esos aspectos".

Grec en agosto. El año pasado se abrió el teatre Grec de Montjuïc como festival de verano y lo explotó el grupo Mas & Mas. El acuerdo era por un año prorrogable. "Depende de lo que pasa con la tasa turística", ha contestado el delegado al ser preguntado si este año habría continuidad. La cuestión es que el año pasado el consistorio subvencionó ese apertura con 400.000 euros que procedían de lo recaudado con la tasa turística. Una recaudación de la que el consistorio tiene que afrontar con la Generalitat, unas conversaciones que ahora son complejas de encarar por el vacío del gobierno catalán.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS