La CUP ve bien encaminado el pacto con Puigdemont

Los anticapitalistas aseguran que se retirarán las subvenciones a las escuelas que segregan por sexos

El presidente de la camara catalana, Roger Torrent llega al Parlament.
El presidente de la camara catalana, Roger Torrent llega al Parlament.Albert Garcia

La CUP confirmó ayer que las negociaciones que mantiene con Junts per Catalunya y ERC van “por buen camino” para que puedan apoyar hoy la investidura de Carles Pugdemont si se acaba celebrando pese a los impedimentos legales. Los anticapitalistas, que decidirán hoy su voto, se mostraron ajenos a todo el suspense que envuelve la sesión y recordaron que el único candidato que se presenta es el expresident.

Más información
Ciudadanos duda que el Gobierno respetase la separación de poderes con contactos previos con el Constitucional
El Supremo rechaza la excarcelación de Junqueras y Sànchez para ir al pleno de investidura
Los exconsejeros Puig, Ponsatí y Serret registran su renuncia al escaño

Arropada por el resto de diputados de la CUP, Natàlia Sánchez afirmó que tienen el “compromiso” de que el pleno se va a celebrar y aseguró que las conversaciones entre los tres partidos están “encaminadas”. En cualquier caso, Sánchez matizó que la CUP decidirá hoy su voto, justo antes de que se acabe de perfilar el acuerdo. La mayoría independentista tiene garantizados 68 votos tras la renuncia al escaño de tres de los exconsejeros de Bruselas (Lluís Puig, Clara Ponsatí y Meritxell Serret) siempre y cuando los cuatro diputados de la CUP voten a favor. El bloque contrario a la secesión cuenta con los 57 diputados constitucionalistas y los ocho de en Catalunya en Comú y suman en total 65.

La situación no deja de ser cuando menos curiosa porque ayer parecían convivir en el Parlament dos realidades paralelas: la tensión entre Junts per Catalunya y ERC por las consecuencias penales que puede sufrir el presidente de la Cámara Roger Torrent si mantiene el pleno y, por otro, las negociaciones conjuntas entre los tres partidos independentistas. No solo eso: mientras Sánchez hablaba en los pasillos del Parlament se empezaba a desplegar el dispositivo policial en la Ciutadella, entre la Policía y los Mossos, para impedir que Puigdemont acceda a la Cámara.

El acuerdo entre los tres partidos independentistas tiene en principio tres patas: que los colegios que segregan por sexo dejen de recibir subvenciones este 2018; un compromiso claro para impulsar una asamblea constituyente con cargos electos que materialice la república y un pacto para recuperar la gestión pública de Aigües Ter-Llobregat. Sánchez recalcó que en la reunión quisieron aclarar expresamente las palabras de Marta Pascal, coordinadora del PDeCAT, que por la mañana negó en TV3 la existencia del acuerdo para derogar las subvenciones a los colegios del Opus Dei que segregan por sexos. “La voluntad es esa y no puede ser otra. La república se debe materializar sobre valores laicos”, afirmó la anticapitalista.

Junts per Catalunya, Esquerra y la CUP celebraron a lo largo del día de ayer una larga reunión para fijar las bases del acuerdo, que podía incluir otros puntos que los anticapitalistas no llegaron a desvelar. Lo que sí dejó claro Sánchez es que no tienen la menor duda de que el Pleno se celebrará y que ellos ocuparán sus escaños. “Apelamos a todas las fuerzas democráticas que hagan lo propio. Las injerencias antidemocráticas sobre la soberanía del Parlament y los electos son inadmisibles”, señaló.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS