Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Sobran razones

La autora recuerda que cada 40 minutos una mujer pone denuncia en Madrid por haber sufrido violencia de género

La socialista Purificación Causapié.
La socialista Purificación Causapié.Victor Sainz

Miles de mujeres en todo el mundo sufren discriminación, acoso, violencia y humillaciones. Recientemente muchas de ellas se han atrevido a denunciarlo convirtiendo #MeToo en un grito colectivo para romper ese silencio que acompaña la vida de las mujeres.

Me motivó a escribir este artículo el visionado de un vídeo grabado en un autobús en el que un hombre se rozaba contra una adolescente, casi una niña, bloqueada e intimidada sin poder moverse o protestar. Su silencio lo entendemos las mujeres porque forma parte de nuestra educación: es un silencio aprendido desde esas normas del patriarcado que convierten en culpable a la víctima siempre que sea una de nosotras.

En estos momentos hay mucha gente que piensa que las mujeres están revueltas, y efectivamente lo estamos, y lo están especialmente las jóvenes, incluso en ciudades modernas y avanzadas como Madrid.

Es difícil crecer y educarte junto a compañeros que no son mejores que tú y aceptar que tendrán mejores oportunidades sin revolverte.

Y hoy las jóvenes saben que tendrán más dificultades que sus compañeros para encontrar un empleo, y que cuando lo encuentren cobrarán menos y será menos estable. Todos los datos lo confirman, al igual que confirman que el 30% de las mujeres de Madrid cobran menos de 500 euros al mes. Son trabajadoras pobres para quienes es muy difícil afrontar la maternidad si desean ser madres.

Cada 40 minutos una mujer pone una denuncia por haber sufrido violencia de género en Madrid. Imaginemos cuantas mujeres sufren cada minuto acoso, abusos sexuales, violencia dentro y fuera de la pareja, explotación sexual o trata.

Las mujeres aportamos enorme riqueza a la economía y al bienestar de este país y de todos los países del mundo, lo tengo en cuenta o no el PIB, y a cambio recibimos discriminación y violencia.

Así que hay muchas razones para acompañar la Huelga Feminista y los paros convocados por los sindicatos este 8 de marzo. Podemos pensar que la estrategia es mejor o peor, compartir cada una de las palabras que acompañan al manifiesto o solo una parte, pero sobran los motivos por los que salir a la calle y reclamar justicia rompiendo el silencio en un acto colectivo. Hagámoslo por tantas niñas que, intimidadas y bloqueadas, no pueden hacerlo.

Purificación Causapié es portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Madrid

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción