Las carreras se adaptan a las demandas sociales

Las universidades estrenan grados específicos de género o ciudades inteligentes

Un militar da explicaciones a un joven en el mostrador del Ejército del Salón de la Enseñanza, ayer en Barcelona.
Un militar da explicaciones a un joven en el mostrador del Ejército del Salón de la Enseñanza, ayer en Barcelona.Albert Garcia

Las universidades catalanas miran a la calle para desplegar sus nuevos estudios. El Salón de la Enseñanza, la feria anual de educación que arrancó ayer en Barcelona, fue la puesta de largo de la nueva oferta académica para el curso que viene. Por ejemplo, los estudios de Gestión de Ciudades Inteligentes o el grado de Género —pionero en España—, impartidos por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). En total, 54 carreras diseñadas de acuerdo a las nuevas demandas y realidades sociales.

“La universidad debería estar más atenta a las necesidades sociales. Detectamos que este tipo de estudios no estaba representado en ningún grado español. Solo en máster y ciclo superior”, explicó ayer Joan Carbonell, decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UAB, que impartirá el grado de Género, de 180 créditos (tres años). El próximo curso también habrá un grado de Técnicas de desarrollo de aplicaciones web y móvil en la Rovira i Virgili, otro de Diseño e Innovación de negocios Digitales en la Ramon Llull y uno de Ciencias Urbanas en la Pompeu Fabra, por ejemplo.

De las nuevas carreras, 19 tendrán el formato de los tres años, un modelo impulsado por el exministro de Educación, José Ignacio Wert, en 2014. La reducción de los créditos de la carrera implicaba subir a dos años de docencia los máster (el modelo 3+2), un sistema muy criticado por la comunidad educativa porque podría encarecer los estudios. De estos 19 nuevos grados de tres años, 11 se ofrecerán a precios públicos.

La primera jornada del Salón de la Enseñanza, que durará toda la semana, sorprendió también con la presencia de 29 universidades chinas que quieren explorar intercambios de docentes, impulsar estudios compartidos y atraer alumnos.

Polémica por el Ejército

La polémica también volvió al Salón de la Enseñanza por la presencia del Ejército, un año más, en la feria educativa. La plataforma Desmilitaricemos la educación reprochó que las fuerzas armadas mantengan su mostrador en el salón pese a que una moción del Parlament rechaza su presencia. “El Ejército no forma, sino que lo que hace es reclutar”, criticó Jordi Muñoz, portavoz de la plataforma.

Medio centenar de activistas de la entidad desplegaron una pancarta ante el expositor de las Fuerzas Armadas en la que se podía leer: "Las armas no educan, las armas matan". Además, colocaron flores, pegatinas y carteles contra la presencia del Ejército en la feria educativa.

El delegado de Defensa en Catalunya, el coronel Luis Castuera, sin embargo, defendió la presencia de las Fuerzas Armadas en el salón. "No venimos a crear polémica", zanjó. El coronel recordó que el año pasado unos 7.500 jóvenes se interesaron por los estudios que oferta el Ministerio de Defensa.

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción