Paso lento en el túnel de Plaza Castilla

Los vehículos transitan por una única vía por sentido con una delimitación de 30 kilómetros por hora

Atasco en el paseo de la Castellana a su paso por el tunel de Plaza de Castilla.
Atasco en el paseo de la Castellana a su paso por el tunel de Plaza de Castilla.Kike Para

Peligro de obras, advierte una señal a cien metros del túnel de Plaza de Castilla. Los tres carriles del paseo de la Castellana se convierten en uno solo a partir de la indicación. Unos conos dispuestos sobre la calzada delimitan las vías. Los carriles derechos y centrales del paso en ambas direcciones están cerrados desde enero por filtraciones. Los conductores se quejan de que desde entonces sufren importantes retenciones en las horas punta, que se agudizan los días de lluvia, como este miércoles. El resto de la jornada el tráfico es fluido, pero se ralentiza. Solo se puede transitar por un único carril y las señales luminosas limitan la velocidad máxima a 30 kilómetros por hora.

Más información
El cierre de siete túneles por obras congestiona el tráfico de la capital
Los túneles de Pío XII y de República Argentina sufren goteras
Madrid, a punto de quedar desabastecida de agua potable

Un concierto de cláxones suena cada vez que un conductor avispado trata de colarse entre los vehículos. Todo el mundo lleva prisa. Los accesos al paso subterráneo se convierten en un embudo porque de tres carriles se pasa a uno antes de entrar en el túnel. Los conductores deben detenerse durante unos minutos, a veces demasiados, para reorganizar la circulación. Mario esquiva con su moto varios charcos a la entrada de la galería y luego hace lo mismo con los coches. Los adelanta por la izquierda y por la derecha. Incluso llega a penetrar en la calzada central, cerrada al tráfico a través de los conos. “Los días de lluvia voy a trabajar en coche, pero sabiendo los atascos que se forman con el cierre de los túneles prefiero ir en moto y ganar tiempo, aunque me moje”, señala el motorista.

La solución parece cercana: el Ayuntamiento ha anunciado este miércoles que el paso subterráneo reabrirá por completo esta semana, después de que Dragados, la empresa adjudicataria del mantenimiento, haya reparado sus deficiencias. Sin embargo, a las 21.00 fue cerrado por completo en sentido norte, generando retenciones. También abrirá, en los próximos días, el túnel de Sor Ángela de la Cruz. Dragados trabaja en ellos desde el 5 de marzo para subsanar las carencias de forma ininterrumpida, tanto de día como de noche. Las tareas están supervisadas por los servicios técnicos municipales. En el caso del túnel de Plaza de Castilla se han instalado unos nuevos colectores para recoger el agua de la lluvia y dirigirla por unos bajantes hasta el desagüe. De esa manera se evita que se estanque en los carriles y que haya que volver a cerrarlos. Sin embargo, las paredes aún rezuman humedad.

Operarios trabajando

Un pequeño camión hace maniobras en la zona delimitada por los conos. Un trabajador da instrucciones a su compañero para que lo aparque en un punto concreto de los carriles cerrados al tráfico. El vehículo lleva un remolque que, en realidad, es un martillo compresor con el que los operarios están abriendo estos días unas zanjas en el estrecho acerado del paso subterráneo. Los surcos tienen una longitud de más de un metro y, al menos, medio de profundidad. Unos tubos de color azul aparecen en el lateral del agujero. “Vamos a poner unas rendijas para canalizar el agua hasta el desagüe y que no se filtre por otro sitio”, explica un empleado con gafas y barba canosa.

“El túnel de Plaza de Castilla conecta el centro de Madrid con el norte de la región. Es un paso muy importante, así que las restricciones al tráfico nos han causado muchos problemas”, admite un taxista. Así lo ha considerado también el Ayuntamiento, que el 13 de marzo notificó a Dragados la apertura de un expediente sancionador por un importe de 450.000 euros por cuatro infracciones graves en el túnel. Antes, el 26 de febrero, ya había iniciado un proceso similar e idéntica cuantía contra la adjudicataria por incumplimientos del contrato de gestión en el paso de María de Molina. Ambos se encuentran en periodo de alegaciones, pero las sanciones podían extenderse al resto de galerías afectadas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS