La Diputación de Girona pagará parte del museo Thyssen de Sant Feliu

El proyecto, de unos 7 millones de euros, iniciará las obras en 2019 y se inaugurará en 2020

La baronesa Thyssen (i) junto al presidente de la Diputación de Girona, Pere Vila (c) y el alcalde de Sant Feliu de Guíxols, Carles Motas (d),en Sant Feliu de Guixols.
La baronesa Thyssen (i) junto al presidente de la Diputación de Girona, Pere Vila (c) y el alcalde de Sant Feliu de Guíxols, Carles Motas (d),en Sant Feliu de Guixols. Robin Townsend

La Diputación de Girona aportará parte de la financiación necesaria para construir el futuro museo Thyssen en el monasterio de Sant Feliu de Guíxols (Baix Empordà). El calendario anunciado en julio se mantiene y se prevé que el nuevo centro abra sus puertas el segundo semestre de 2020. Pere Vila anunció recientemente el compromiso de la diputación que preside que se concretará en una aportación económica por determinar. “En los próximos meses firmaremos el convenio entre las diferentes administraciones y explicaremos qué aportaciones habrá”, avanzó Vila. En referencia a los seis millones de euros que se invertirán en remodelar el monasterio y en construir un edificio en lo que no llegó a ser el claustro y enlazarlo con la primera planta del edificio actual, del que se adecuaran sus espacios. También formará parte del museo los jardines adquiridos el año pasado por 740.000 euros por el Ayuntamiento.

Cuando se inaugure el nuevo museo podrán verse unos 140 cuadros que forman parte del fondo de pintura catalana de los siglos XIX y XX de la colección de la baronesa. Carmen Cervera destacó la “importancia” de los cuadros catalanes, dijo: “sé que tengo los mejores cuadros del siglo XIX y XX catalanes que hay en el mundo y con mucho orgullo los voy a presentar en Sant Feliu cuando llevemos a cabo el Museo”. Un fondo de 400 obras de pintura catalana, que ha cedido gratuitamente durante 20 años al Consistorio y que dijo que ahora tiene "guardados". La colección cuenta con piezas "capitales" de la pintura catalana, como La catedral dels pobres de Joaquim Mir, Mediterráneo de Joaquim Sunyer, o Interior a l’aire lliure de Ramon Casas, además de obras de Eliseu Meifrén, Santiago Rusiñol o Ramon Martí Alsina, entre otros muchos.

La baronesa también detalló que para las exposiciones temporales del museo de Sant Feliu habrá una total cooperación con los otros museos Thyssen (Madrid, Málaga y Andorra) y también con otros fondos de arte a nivel internacional. Se mostró convencida que el museo será “un gran éxito” que entrará en diálogo con otras apuestas culturales y grandes referentes de la importancia de los museos Dalí.

En cuanto al alquiler de la colección de Madrid, que hasta ahora renovaba cada año, apuntó que “estamos en discusión, estamos hablando y nos hemos dado una tregua hasta julio, esto se podría cambiar”. La baronesa, que reconoció que “hay otros pretendientes internacionales que no puedo decir, porqué en el mundo se están construyendo muchísimos museos que no tienen obras de arte”.

En cuanto a la renovación de la colección en Madrid, insistió: “Como era cada año era una tontería, no se podía hacer de año en año, entonces o se hace bien, por 20 años, o no se hace bien”. Según ella “hay buen entendimiento”, y se han dado de plazo hasta el 31 de julio en la negociación. La baronesa aseguró: “no tengo ganas de irme a otro país, ¿por qué tengo que darle el beneficio a otro país?, lo pude traer a España y no fue nada fácil porqué para ello tuve que renunciar a todo, porqué sino los herederos no querían que estuviera en España, ha habido mucho sacrificio”.

Preguntada sobre si la situación política del momento en Cataluña ha afectado al proyecto la baronesa ha sido explícita: “el arte está en otro camino”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS