Los sindicatos rechazan la consulta sobre la gestión del agua de Colau

El comité de empresa de la sociedad mixta del área metropolitana advierte de la precarización del servicio y del empleo

Una turista se refresca en la fuente de Canaletas, en la Rambla de Barcelona.
Una turista se refresca en la fuente de Canaletas, en la Rambla de Barcelona.Gianluca Battista

El comité de empresa de la sociedad mixta participada mayoritariamente por Agbar que suministra agua al área metropolitana de Barcelona advirtieron de los “graves perjuicios” para la ciudad y su conurbación que el Ayuntamiento abandonara la gestión que realiza conjuntamente con el resto de localidades. En una carta remitida a los grupos municipales, el comité avisa de que esa “desconexión” supondría, entre otras cosas, “un incremento exponencial de la tarifa”, la “pérdida de calidad en el servicio” o la “precarización” de las condiciones de trabajo en la empresa.

La carta enviada a los partidos políticos del Consistorio está firmada por el comité intercentros y las secciones sindicales de UGT, ATAB, CC OO y CGT de la empresa mixta participada por Agbar —que tiene el 70% de las participaciones—, Criteria y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB). El documento parte de la pregunta que el gobierno de Ada Colau quiere plantear a los vecinos de la capital catalana: “¿Quiere usted que la gestión del agua sea pública y con participación ciudadana?”. Esta será, de hecho, una de las cuatro cuestiones que se someterán a votación de los grupos municipales en el pleno extraordinario que se celebra hoy en el Ayuntamiento.

Más información
Los recursos y la mala planificación amenazan la consulta de Colau
La fiscalía investiga al Ayuntamiento por la cesión de datos para la consulta

En la carta, los sindicatos critican, de entrada, que la pregunta solo se destine a los ciudadanos de la capital catalana, lo cual les hace considerar que la “intención de sus promotores” va “más allá” de lograr una gestión 100% pública del agua. “Esta consulta parece dirigida a que la ciudad de Barcelona salga de la AMB a los efectos de la prestación del servicio del ciclo integral del agua”, sostiene la carta.

Los cuatro sindicatos recuerdan que ahora el ámbito del servicio de agua es metropolitano. Esa dimensión, en su opinión, permite que haya “eficiencias, economías de escala y optimización”, además de producir ahorros por “compartir recursos”. Los representantes de los trabajadores de la compañía explican que su empresa ahora presta varios servicios “mancomunados”.

Opción "ineficiente por definición"

Entre estos, está el servicio de calidad del agua —según los sindicatos, con un laboratorio de referencia “a nivel mundial”— que permite que el agua del grifo salga en condiciones de consumo “óptimas”; el centro de control operativo y de gestión de averías de la red, que permite garantizar de forma centralizada la prestación de agua de forma ininterrumpida, y los servicios de mantenimiento integrales de Cornellà. Todos estos departamentos, recuerdan los sindicatos, prestan servicio a los 26 municipios del área metropolitana, incluida Barcelona, durante todo el día los 365 días del año. Además, el comité de empresa recuerda que la empresa tiene también departamentos de atención al cliente y gestión y administración —desde finanzas hasta seguridad—.

Por ello, los sindicatos del comité de la empresa mixta de aguas advierten de las consecuencias que, a su juicio, tendría para los ciudadanos de Barcelona y el resto de municipios que, “fruto de esta consulta”, la capital catalana se “desconectara del Área Metropolitana de Barcelona”. Las centrales consideran que esa salida sería “ineficiente por definición”, puesto que la creación de la entidad en 1982 fue motivada para llevar a cabo una “gestión más eficiente” de los servicios de agua y transportes de la conurbación.

El comité detalla que, por ello, esa “separación” supondría un “incremento de costes” que se traduciría en una subida “exponencial” de la tarifa y la “precarización” del servicio, que sería de peor calidad. Además, advierten de que se deteriorarían las condiciones de trabajo de la plantilla. Eso lleva a los sindicatos a concluir que “no se puede permitir” que el servicio metropolitano se “divida” o “fraccione”.

Sobre la firma

LL. P.

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS