La Organización Galega de Montes califica de “robo” la desclasificación del de A Lanzada

50 comunidades de montes se manifestarán este domingo contra la política de "privatización" de la Xunta

Playa de A Lanzada
Playa de A Lanzadaxurxo lobato

La última resolución de la Xunta por la que los terrenos del monte de A Lanzada de los comuneros de Sanxenxo pasarán a ser competencia de Costas, ha puesto en pie de guerra a las comunidades de montes de Galicia. Un dictamen que han definido como un primer paso de la “política de privatización del Gobierno gallego y que la Organización Gallega de Comunidades de Montes Vecinales (OGCMV) ha calificado de “robo a los vecinos de Noalla”.

En una circular enviada a las 50 comunidades de montes gallegas, la OGCMV ha convocado para este domingo una manifestación en Santiago para protestar contra las últimas reformas legales emprendidas por el PP y el futuro plan forestal. Comuneros de más de 3.000 montes vecinales están llamados a concentrarse en la capital gallega contra los planes de ”expropiación” de la Xunta, con el respaldo del Sindicato Labrego Galego, Atrifoga, Fruga, Adega y la CIG, entre otras.

En la circular firmada por su presidente, Alfredo Pereira, la organización de comuneros considera que detrás de la decisión del Jurado de Montes para desclasificar el itsmo de A Lanzada “hay intereses especulativos y capitalistas” porque “los montes vecinales estorban y hay que eliminarlos”.

Pereira señala que la Consellería de Medio Rural se encuentra en un proceso de desclasificar estas tierras comunitarias para entregarlas gratuitamente a las empresas forestales privadas y las diversas administraciones públicas, como Costas del Estado, en el caso de A Lanzada. “Para corroborar esta estrategia solo basta con echar un vistazo a las últimas medidas legislativas, como el pago de falsas e injustas deudas, declaración de montes vecinales en estado de grave abandono o la modificación de la Ley del Suelo de Galicia”, apunta su presidente y portavoz.

“Vienen a robarles el monte vecinal a la comunidad de Noalla (Sanxenxo) para entregárselo a un organismo del Estado central como es Costas”, denuncia Alfredo Pereira. “Las razones que llevaron al Jurado de Montes a desclasificarlo, después de declararlo vecinal en 1989, no se ajusta a la ley y son hechas a la carta, lo que supone el inicio de un proceso promocionado por el Gobierno gallego para robarnos el monte”, añade.

Pereira también ha criticado que en la ley de acompañamiento de los presupuestos de la Xunta de este año se incluyen dos modificaciones legales que afectan a los montes vecinales por las que el Gobierno gallego se convierte en "juez y parte" para declarar un terreno "en estado de grave abandono" y poder expropiarlo "por causas burocráticas y administrativas".

Además, Pereira advierte de que la revisión del plan forestal de la Xunta apuesta por incrementar el cultivo de eucalipto en vez de apoyar a las frondosas para maderas de calidad y a la multifuncionalidad del monte. De este modo, alerta de que el Partido Popular pretende "privatizar y desclasificar" unas 750.000 hectáreas que ocupan los montes en mano común, es decir, "una cuarta parte del territorio gallego", de los que se benefician más de 250.000 vecinos.

Para la OGCMV la situación de abandono solo se puede decretar en caso de que el monte vecinal incumpla algún precepto tanto de la ley en mano común como la de prevención de incendios, o que no se elija una junta rectora a tiempo en las comunidades."Debe ser la primera vez que esto ocurre en un país que llamamos civilizado, porque el incumplimiento de una ley no solo acarrea una sanción, que en eso estaríamos todos de acuerdo, sino que acarrea la pérdida de la gestión", ha declarado Pereira.

Y advierte que la Xunta abre así la posibilidad de entregar montes vecinales que expropia a empresas privadas por un periodo de cincuenta años, sin posibilidad de recuperación de los terrenos en ese periodo, poniendo como ejemplo la futura ciudad deportiva que proyecta el Celta en Mos (Pontevedra) cuyos titulares de las tierras son los comuneros de Tameiga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS