entrevista

Teresa Cunillera: “Los sucesos del 1 de octubre nunca debieron producirse”

La delegada del Gobierno en Cataluña pide al independentismo que se siente a negociar

La nueva delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.Vídeo: GIANLUCA BATTISTA

Teresa Cunillera (Bell-lloc d’Urgell, Lleida, 1951) estaba retirada de la política activa después de 20 años de diputada, los ocho últimos como vicepresidenta primera del Congreso, hasta que se le ofreció ser delegada del Gobierno en Cataluña. En una entrevista a EL PAÍS, la primera que concede desde que accedió al cargo, asegura que no se lo pensó ni un minuto, porque le apasiona el nuevo tiempo político que se ha abierto en España y la posibilidad de empezar a resolver el encaje de Cataluña.

Pregunta. ¿Qué le pareció el discurso del jueves del Rey?

Respuesta. Fue un discurso adecuado al acto que se celebraba, en el que ofreció integración para una Cataluña de todos.

P. ¿Le pareció más adecuado que el discurso del 3 de octubre?

“Hay mecanismos para llegar al pacto, lo que falta es aprovecharlos”

R. Los momentos son distintos. El 3 de octubre el Rey estaba dirigiéndose a la ciudadanía desde unos sucesos muy recientes.

P. El independentismo esgrime ese discurso para justificar su ausencia en los actos del Rey.

R. El independentismo está buscando un espacio y le sirve referirse a ese discurso del jefe del Estado en el que cada uno de nosotros introduciría las valoraciones políticas y personales que quisiéramos.

P. El 1 de octubre hubo una actuación policial que costará olvidar y el PSC, su partido, hizo un llamamiento para que parasen las cargas y las calificó de desproporcionadas.

"No hay ser humano que pueda contemplar lo que pasó aquel día sin removerse, pero le corresponde a la política, no a  la policía, abordar los conflictos políticos"

R. No hay ser humano que pueda contemplar lo que pasó aquel día sin removerse. No sé si las cargas fueron excesivas, porque me faltan datos, pero le corresponde a la política, no a los cuerpos policiales, abordar los conflictos políticos. Al 1 de octubre se llegó porque hubo errores políticos de bulto: del anterior Gobierno del PP, que no entendió lo que estaba sucediendo en Cataluña y de la Generalitat. El origen del 1 de octubre está en el 6 y el 7 de septiembre, cuando en el Parlament se vivió un desafío a la Constitución, al Estatuto y una marginación política brutal de la oposición. Si olvidamos eso enfocaremos mal el análisis del 1 de octubre, pero los sucesos de aquel día y la confrontación nunca debieron producirse.

P. Enric Millo acabó siendo la cara amarga del 155 que apoyó el PSOE. ¿Usted quiere ser la cara afable del gobierno de Pedro Sánchez?

R. Yo quiero ser la cara de un Gobierno que atiende a la ciudadanía. Hasta la moción de censura estábamos en un ambiente de confrontación que alimenta los extremos y machaca los espacios de convivencia. La Generalitat tiene una cita el 9 de julio para empezar a empezar a hablar y las encuestas recientes en Cataluña dicen que el 70% de los ciudadanos están por arreglar el sistema de financiación.

P. Dicen que en democracia la encuesta válida es la de las elecciones y en las últimas más del 47% votó independencia.

“El independentismo está situado en una posición radical y tiene dificultades para modular su discurso

R. Sí, pero si se plantea así, también hubo un 53% que no votó independencia. ¿Y qué? Seguiremos teniendo razón los dos. ¿Hemos de dejar de hablarnos o sería más normal que nos sentemos en una mesa para ver cómo su 47% y mi 53% están cómodos en un espacio de convivencia. En ambos bloques hay una mayoría que quiere el acuerdo.

P. Incidentes como el de Quim Torra en Washington y la reivindicación de la independencia dibujan posiciones muy alejadas ¿Ve posible el acuerdo?

R. Sabemos que va a ser muy difícil, pero si estuviéramos de acuerdo no nos sentaríamos a negociar. El independentismo está situado en una posición radical y tiene dificultades para modular su discurso, pero la política tiene la obligación de buscar espacios de convivencia que ahora están rotos. No lo arreglaremos en un verano ni en un año. Nosotros no nos vamos a saltar la Constitución ni el Estatut, pero hemos hecho una oferta para reformar ambos textos y hay mecanismos para llegar al pacto. Falta aprovecharlos y que pongan su oferta sobre la mesa para buscar el acuerdo.

P. Ya la conocen, es un referéndum pactado sobre la independencia

R. Hace muy poco se burlaban de quién pedía un referéndum pactado, decían que era pantalla pasada. Nadie ha replicado a la exconsejera Clara Ponsatí cuando dijo que aquello era una partida de póquer y que iban de farol. ¿Cómo sé que no siguen yendo de farol ni cuánto va a durar?

"Hace muy poco se burlaban de quién pedía un referéndum pactado, decían que era pantalla pasada. ¿Cómo sé que no van ahora de farol?"

P. Usted prometió que se reunirá con todo todo el Gobierno catalán y español para buscar un acuerdo ¿No se solapará con Miquel Iceta en esa función?

R. Será muy difícil solaparnos porque con Miquel tenemos una relación muy fluida desde hace muchos años y estamos de acuerdo antes de hablar. Agradeceré que haya muchas voces que me acompañen, de mi partido y de otros agentes sociales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS