Detenidos tres narcos que pretendían recuperar 110 kilos de cocaína en el puerto de Valencia

Dos de los arrestados se entregaron a la policía tras amenazas de la mafia que les contrató

Contenedores en el puerto de Valencia.
Contenedores en el puerto de Valencia.MÒNICA TORRES

"Están tan asustados que han preferido entregarse e ir a prisión que seguir en la calle. Al menos en la cárcel no te matan". Una fuente policial resume así la rocambolesca detención esta semana en Valencia de tres narcotraficantes que fracasaron en su intento de recuperar 110 kilos de cocaína ocultos en un contenedor portuario y fueron amenazados de muerte —y uno de ellos salvajemente agredido— por quien les contrató para la misión.

Más información
La mayor invasión de cocaína llega a Europa a través de España
Detenidos 10 “estibadores corruptos” del puerto de Algeciras por tráfico de cocaína a gran escala
Investigan si unos narcos provocaron un incendio en la Costa del Sol para distraer a la policía

Dos de los arrestados se presentaron el martes en una comisaría de la ciudad para realizar una confesión sorprendente. Los hombres, de nacionalidad española, explicaron que un narco colombiano los había contratado para que recuperasen 110 pastillas de un kilo de cocaína que iban a llegar al puerto de Valencia en el interior de un contenedor procedente de Chile.

Les entregó 50.000 euros, parte de los cuales debían destinar a pagar los sobornos necesarios para entrar y salir en una zona restringida del puerto y localizar el contenedor en el que viajaba el polvo blanco.

El envío se había realizado, según explican las fuentes policiales, mediante el método del gancho ciego. La droga se introduce en un contenedor que lleva mercancía legal sin que ni la empresa que la exporta ni la que la recibe sepan nada. Los narcos introducen los paquetes en el contenedor en el punto de origen —o en una escala— y vuelven a abrirlo para sacarlos al llegar al destino.

Los narcos valencianos arrestados habían sido subcontratados para hacer esta última parte de la operación. Dos de ellos entraron en las instalaciones portuarias y el tercero los esperó fuera. Pero, según su versión, cuando el lunes localizaron el contenedor, observaron una fuerte presencia policial y decidieron largarse.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Dos días más tarde, el miércoles 1 de agosto, la Guardia Civil informó de que miembros de su Oficina de Análisis e Investigación Fiscal y del Servicio de Vigilancia Aduanera habían encontrado los 110 kilos de droga durante una inspección de contenedores.

El colombiano, según el relato de los detenidos, se tomó muy mal el resultado de la misión. El mafioso fue a casa del cabecilla de los narcos valencianos a recoger la droga y cuando comprobó que no la tenían lo apuñaló en el bíceps del brazo izquierdo, lo golpeó en la cabeza y amenazó con matarlo a él, a sus socios y a sus familias.

Investigación abierta

Llegado ese punto, el narco agredido y uno de sus esbirros decidieron ir a la comisaría y confesar los hechos. Al día siguiente, los investigadores detuvieron al tercer implicado en el fracasado intento de recuperar la cocaína. Los tres tenían antecedentes policiales y edades comprendidas entre los 49 y los 61 años.

Los detenidos han pasado a disposición judicial y la investigación policial se mantiene abierta para intentar localizar a los responsables del envío y la agresión.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS