En busca y captura el exdirector de Banesto que se apropió de más de medio millón de euros de clientes

Su abogado, que renuncia a la defensa, ha asegurado en la primera sesión del juicio que se desconoce el paradero del acusado desde agosto

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Lugo ha dictado una orden de “busca y captura” para el exdirector de Banesto en Castro Riberas de Lea (Castro de Rei), que supuestamente se apropió de 563.000 euros de las cuentas de seis clientes entre 2010 y 2012. La orden llega tras la incomparecencia al juicio, que se tenía que celebrar hoy, de M.R.V.A., quien se puede encontrar “en el extranjero”, según llegó a sugerir en la vista su propio abogado.

El letrado, Felipe Pacheco, ya advertía a la prensa antes de entrar en sala que su cliente “no” iba a venir, al tiempo que confirmaba que había presentado su renuncia para su defensa. La fiscalía solicita una condena de cinco años y multa de 3.300 euros, además de la devolución del dinero apropiado con los intereses de demora a la entidad bancaria que asumió los costes de la indemnización a los afectados.

Durante la vista, sin presencia del acusado, el abogado constató que desde agosto se “desconoce” el paradero del ex directivo del Banesto, mes en que llegó a ser detenido en Barajas (Madrid), en relación a esta causa, y luego fue puesto en libertad. La última vez que contactó con el bancario fue hace “15 o 20” días, para informarle del juicio que se iba a celebrar hoy, y ya ahí llegó a deducir sus intenciones de no comparecer.

La investigación partió del juzgado número uno de Lugo, dirigido por Pilar de Lara, y quedó certificado que llevó a cabo varias operaciones sin conocimiento y consentimiento de los clientes, aprovechando la relación de confianza de los seis afectados. El abogado de uno de los perjudicados, Francisco Torrijos, relataba, antes a la prensa, que su patrocinado es “uno de los clientes del banco, al que se le hace firmar una retirada de dinero para ir a la feria de Castro Riberas de Lea de 60.000 euros. Recibe el sobre, firma y a la media hora de marchar lo llama el propio imputado diciéndole que ha habido un error en el sobre y que en vez de ir los 60.000 que el solía sacar para ir a la feria (es tratante de ganado) ha habido un error y hay dos mil”.

“Durante la conversación abre el sobre y efectivamente ve que faltan 58.000 euros. Le dice que esté a las ocho de la mañana del día siguiente en el banco, se presenta allí y los interventores del banco le vienen a decir que quien le debe el dinero no es el banco sino que es el director”, ha pormenorizado. Torrijos concretaba que “Banesto, y hoy en día el Banco Santander, aún no ha pagado ese dinero a mi representado, esos 58.000 euros”. En el juicio se reclamarán esas cantidades al banco, además de al acusado. En la vista, se aclaró de que el exdirectivo del banco cuenta con dos domicilios, uno en Bandeira (Pontevedra) y otro en Madrid, aunque la localización resultó infructuosa y ahora se cree que está fuera de España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS