Colau rectifica y la eléctrica municipal no comprará energía de incineradora

Barcelona Energia comenzará a dar servicio a 20.000 familias del Área Metropolitana en enero

Una placa solar en el Fórum de Barcelona
Una placa solar en el Fórum de BarcelonaAlbert Garcia

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha rectificado y la operadora eléctrica pública, Barcelona Energia, no comprará energía que proceda de incineradoras, como es el caso de Tersa, que genera energía eléctrica quemando residuos del Área Metropolitana. La alcaldesa anunció este lunes que Barcelona Energia, que permitió al Ayuntamiento desenchufarse de las eléctricas el pasado 1 de julio para autoabastecerse, comenzará a dar servicio a 20.000 hogares en enero de 2019. Los vecinos interesados ya pueden apuntarse para ser clientes.

El pasado verano, los comunes celebraron con un gran despliegue de medios que el Ayuntamiento de Barcelona se había “desenchufado del oligopolio” eléctrico, tras crear el mayor operador público de energía renovable de España con el que podía abastecer edificios municipales, equipamientos, alumbrado y semáforos. Era una promesa electoral materializada.

Pero la celebración no evitó que entidades vecinales agrupadas en la plataforma Aire Net pusieran el grito en el cielo por lo que consideran una contradicción: el hecho de que el Ayuntamiento tenga como socio de la eléctrica municipal una planta de incineración de residuos. Es decir, que por un lado la administración produzca y venda al mercado energía que los ecologistas consideran que es contaminante; pero por otro lado aseguren que la energía que compra y distribuye Barcelona Energia es limpia. Porque no es lo mismo la energía renovable que la verde (con certificado de origen).

Aire Net y entidades ecologistas lo llamaron “dar gato por liebre” y su movilización provocó que el concejal de Presidencia y Energía, Eloi Badia, se comprometiera a certificar que la energía que comprará Barcelona Energia no proviene de ninguna incineradora. Que tiene la doble condición: de renovable y de verde. Badia confirmó su compromiso y aseguró que la electricidad que compra la operadora pública tendrá un certificado que garantice que “no cataloga la incineración como energía renovable”.

Desde Aire Net, Silvina Frucella insistió este lunes en que la plataforma “espera desde junio los certificados de compra de energía verde por parte de Barcelona energía que Eloi Badia comprometió durante una comisión de Ecología de junio”. Frucella recordó además que “la Fiscalía investiga malas prácticas por parte de Tersa”.

La confusión sobre la vinculación entre Tersa y Barcelona Energia y si la energía del operador es o no renovable, se produce porque cuando el equipo de Colau comenzó a explicar su proyecto de eléctrica municipal para abastecer al Ayuntamiento, lo vinculaba a la generación de la planta del Besòs. La incineradora y las placas fotovoltaicas de edificios municipales, explicaron, producen la energía que necesita el Ayuntamiento para funcionar.

Badia señaló, con todo, que “para conectar la generación con el consumo siempre hay que pasar por el mercado”. Esto es, siempre hay que vender al mercado la producción energética y volver a comprarla para distribuir.

Los responsables municipales anunciaron que las familias ya pueden apuntarse desde este lunes para ser clientes de Barcelona Energia a través de la web. “No tener dependencia del oligopolio nos da el poder de decidir sobre un modelo energético de proximidad. Allí donde había opacidad y malas praxis, queremos que haya asesoramiento especializado, una factura más justa y favorecer el autoconsumo”, defendió Colau, que también aseguró que Barcelona Energia cumplirá con la ley de pobreza energética y evitará cortes de suministros a las familias-clientes que no puedan pagar.

Barcelona Energia, de quien Badia defendió que “permitirá acceder a la energía como un servicio público gestionado como bien común” tendrá una tarifa en función de cuántas personas viven en cada hogar y otra que bonificará a quien instale placas solares.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS