Carmena y Errejón ponen la educación en la base de su proyecto

Los aspirantes de Más Madrid reivindican “la justicia social y la igualdad de oportunidades”

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el candidato a presidente de la Comunidad de Madrid, Iñigo Errejón.JAIME VILLANUEVA / VÍDEO: ATLAS (atlas)

Antes de "hablar de ideología", la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el exdiputado de Podemos, Íñigo Errejón, quisieron hablar de educación pública en la presentación de Más Madrid este sábado en Villaverde. Para los aspirantes a la alcaldía de Madrid y a la presidencia de la Comunidad, respectivamente, la educación es la “piedra angular, la primera base” para construir “la justicia social y la igualdad de oportunidades”. En respuesta a preguntas del público, también detallaron sus propuestas en asuntos como la vivienda y la conciliación familiar en un diálogo informal que mostró su buena sintonía.

Carmena vendió algunos de los “logros” de su gestión en el Ayuntamiento, como la red de escuelas infantiles, el modelo educativo que han implantado en ellas y la gratuidad de la escolarización de cero a tres años, una de las condiciones que impuso el partido socialista en el acuerdo presupuestario municipal de 2019. Para la alcaldesa, las desigualdades en las rentas tienen “un antecedente: las enormes diferencias en las oportunidades de educación”.

Errejón propuso “convertir el conjunto de la región en una gran escuela de igualdad y justicia social”. La desigualdad de acceso a la educación conduce no sólo a “una comunidad más rota”, sino también, “más pobre, porque hoy están naciendo niños que pueden ser neurocirujanos, arquitectas, diseñadores” si tienen acceso a una educación pública de calidad. “Eso no lo pierde la familia, lo perdemos todos”, añadió. Errejón prometió subir al 5% del PIB la inversión en educación, primar la pública frente a la concertada, garantizar comedores escolares en todos los centros con una alimentación saludable y productos de cercanía, y mejorar las condiciones de los docentes.

“Me parece que lo que está rompiendo España y las familias son los salarios de miseria y los alquileres impagables y eso es lo que hay que solucionar para reconstruir nuestro país y nuestra región”, contestó el exdiputado de Podemos a preguntas sobre vivienda y empleo. “Se tiene que acabar la barra libre, hay que ponerse más firmes con los pisos turísticos”, aseguró, y abogó por “dar a los municipios la posibilidad de fijar un precio máximo donde los alquileres están más tensionados”.

Errejón y Carmena mostraron su conexión en un diálogo que tuvo momentos de humor. “Esta unión ha sido un acierto, este chico sabe de política”, dijo la alcaldesa sobre su compañero de tique electoral tras su primera intervención. “¡Qué bien hablas, Íñigo, qué bien lo explicas! Yo soy más de andar por casa”.

El primer encuentro de Carmena y Errejón con los participantes de Más Madrid estuvo cargado de símbolos. Se celebró en una instalación municipal para emprendedores en Villaverde, uno de los distritos más desfavorecidos de la capital. Fue además un desayuno con batidos de chocolate y magdalenas, los dulces que la alcaldesa es aficionada a hornear y ofrecer en reuniones. “Estamos haciendo un Madrid de magdalena”, bromeó. La banda sonora, con el tema Respect de Aretha Franklin, también tenía una carga alegórica: “Tenemos mucho que aprender una alcaldía feminista que pone en primer lugar los cuidados”, dijo Errejón.

Carmena defendió las políticas de conciliación, porque “la gente tiene que planificar su vida”. “Las reuniones son tan importantes como ir a buscar a los niños al colegio”, afirmó. La alcaldesa reivindicó la capacidad de las Administraciones “para conseguir que la vida pública sea compatible con la vida personal”.

“Sentencias infames”

Preguntados por la violencia machista, que la alcaldesa calificó como un asunto de “vergüenza” y un tema “absolutamente brutal”, ambos desplegaron propuestas para tratar de “reducirla”. Errejón prometió “garantizar una alternativa habitacional” desde el primer momento y destinar fondos públicos para formar a policías, jueces y fiscales. “No queremos tener que sufrir la vergüenza de sentencias infames que pertenecen más a la España del siglo XIX que del XXI”. Como ha hecho el Ayuntamiento con su plan de transversalidad, si llega a la presidencia montará unidades en todas las consejerías para que la perspectiva de género “atraviesen el conjunto de nuestras políticas: movilidad, empleo, formación, niños, etc.”.

La alcaldesa reivindicó una forma de hacer política “diferente” y puso como ejemplo la implantación de una medida que puede ser poco popular en algunos sectores como Madrid Central, que limita el acceso de los vehículos al centro de la ciudad. “Cuando en política se hace lo que se debe, no se miran los votos. Se hace lo que hay que hacer”, defendió.

“El Gobierno regional intenta utilizar el metro como rehén para boicotear Madrid Central”, afirmó Errejón. La Comunidad de Madrid, insistió, tiene que responsabilizar del metro y, “hacerse cargo no es apretarnos más”. El suburbano, calculó, necesita 100 trenes y 500 maquinistas más para renovar una plantilla envejecida.

José Luis Martínez-Almeida, candidato del PP a las municipales, criticó que Carmena “se aprovecha de los recursos institucionales del Ayuntamiento para hacer su campaña electoral, mientras a los demás nos lo niega”, en relación con La Nave de Villaverde. Más Madrid aseguró que la alquiló como cualquier ciudadano y costeó el evento, con aforo para 2.000 personas, con las aportaciones de los voluntarios. Ciudadanos lanzó en redes sociales la campaña No se ve desde Cibeles, en la que Begoña Villacís denunció que con Carmena los madrileños “pagan 300 millones de euros más en impuestos" y los miembros del Gobierno municipal "no ejecutan sus inversiones y han tejido una gran red clientelar”.

“Sustituir la zancadilla por la colaboración”

El tándem electoral de Carmena y Errejón busca la cooperación entre los gobiernos municipal y autonómico. “Hemos tenido un gobierno en la alcaldía de Madrid y una oposición en la Comunidad”, resumió Errejón, que abogó por “sustituir la zancadilla por la colaboración”. Los problemas de medio ambiente, vivienda, etc. “no entienden de diferencias administrativas, necesitan que colaboremos”, insistió. “No queremos que la ciudad y la comunidad vayan por su lado”.

En las elecciones de 2015, Ahora Madrid logró más de medio millón de votos, frente a los 250.000 de PSOE, mientras en la Comunidad el resultado fue a la inversa. El candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, logró más de 415.000 votos y el de Podemos, José Manuel López, cosechó 287.000 apoyos. Con la unión de Carmena y Errejón en Más Madrid el excandidato de Podemos espera revertir la situación y exportar a la Comunidad de Madrid el modelo de plataforma transversal que va más allá de las siglas de los partidos políticos.

A Pilar Estival, de 76 años, una de las asistentes este domingo en Villaverde que votó Ahora Madrid en el Ayuntamiento y PSOE en la Comunidad en 2015, ya la tienen convencida: “Manuela me parece una persona de lo más sensata (ojalá tuviéramos más dirigentes como ella) y, Errejón, de los jóvenes, es el que más me gusta”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS