Carles Canut llena el teatro Romea en su homenaje

Amigos, familiares y compañeros de profesión recuerdan al actor fallecido en septiembre en un acto dirigido por Mario Gas

Aplausos emotivos a Canut al final del homenaje.
Aplausos emotivos a Canut al final del homenaje.Cristóbal Castro

Benvinguts al teatre Romea. La funció és a punt de començar”… Esto, tan tierno, tan emotivo, tan divertido, va en serio. Este homenaje de la profesión, de los amigos y de la familia es teatro. No podía ser de otra manera. “Su” Romea se llenó anoche para recordar a Carles Canut, actor fallecido el pasado 27 de septiembre después de más de 50 años pisando tablas, recitando versos, cantando verdades. Familiares, amigos, colegas, periodistas, cantantes, políticos… desfilaron por el escenario del teatro de su vida. En vivo o a través de vídeos, se puede decir que no faltó nadie.

Elvis (ni más ni menos) con Are you lonesome tonight, abrió la veda. Y siguió un recordado lema del Canut de Vostè jutja, de Rafeques: “Li garanteixo un judici com cal”, dice el actor, desde la tele (...en los años 80). Joaquim Maria Puyal, su compañero de andanzas televisivas, hizo de maestro de ceremonias un rato (luego cedió el testigo a otro compañero —de andanzas teatrales—, Mario Gas, director del espectáculo) para presentar a ese compañero “pillo, con aspecto de buena persona y lleno de sabiduría popular”. Fueron las primeras palabras de recuerdo del actor, pero ya indicaban de qué iba la cosa. Canut, como representado en la figura de su hermano, sobre el escenario, recibió elogios, elegías y bromas siempre desde el cariño. Así, fue recopilando una auténtica retahíla de insultos: "¡Canuto! ¡Gordo! Animalot!" (Boris Ruiz); "¡Tozudo! Capsigrany! Tap de suro!" (Calixto Bieito)… de esos insultos que solo dedican los amigos, porque salen del corazón. Como también solo revelan las amistades lo que se llega a aprender de los amigos: “Me enseñó a ir al retrete antes de cada función”, reconoció, con su voz nasal, como apurado, Joan Pera.

Las fotos de la vida de Canut, que llenaron las pantallas, provocaron algún sollozo entre el público. Los recuerdos de Gerri de la Sal, el pueblo en el que Carles invitaba a todo el mundo a jugar a la Botifarra, también arrancaron algún suspiro y alguien hasta pensó en el Florido pensil cuando aparecieron imágenes del protagonista (ayer, más que nunca) en su época de colegial. Otros se emocionaron cuando la actriz Carme Sansa cantó Ningú no defensa ningú, con Bárbara Granados al piano, o cuando el actor Camilo García recitó a Lorca. Y el teatro entero tarareó Hey Jude, la canción de los Beatles que interpretó a la guitarra el hijo de Carles, Cèsar, para acabar con un sincero Salut i força al Canut!

La eterna polémica futbolera también tuvo un hueco en la escaleta. Los compañeros de las tertulias deportivas de Canut en los programas La barberia y, más tarde, La porteria, recordaron cómo un perico de pro les plantaba cara semana sí y semana también a ellos, “culés del régimen”. Unas imágenes de una entrevista de Ferran Monegal a Canut destapó aquellos tiempos.

Entre vídeos de Concha Velasco, Joan Manuel Serrat y otros (Boris Ruiz reincidió un par de veces más: “¡Canut, gordo!”), por el atril pasaron también caras conocidas, como la del ex conseller de Cultura Ferran Mascarell; Pep Molina cantando Yo soy negro social; el cantautor Miquel Pujadó, con quien Canut trabajó no pocas veces en el Romea, tocando, junto con Ferran Frauca, El rei Edip; el periodista y amigo del alma (uno más) Carlos Pérez de Rozas o la actriz Anna Ycobalzeta recitando un fragmento del Tenorio.

Escenas de Sócrates, juicio y muerte de un ciudadano, dieron paso a Josep Maria Pou, que sustituye a al homenajeado como director artístico del Romea y hará que Canut, entre las rosas con que este lunes le despidió el público, siga presente en el teatro mucho tiempo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción