Ocho años de prisión por pornografía infantil y maltrato de animales

La fiscalía, que pedía 13 años y medio, describió un "maltrato extremo" de crías de gatos y "necrofilia" con sus cadáveres

El procesado, durante la vista que ha acabado con un acuerdo de conformidad en la Audiencia de Lugo.
El procesado, durante la vista que ha acabado con un acuerdo de conformidad en la Audiencia de Lugo.P.S.

Un vecino de Chantada (J.A.N.R.) ha aceptado casi ocho años de prisión por sendos delitos de pornografía infantil y maltrato a animales, en un juicio por conformidad celebrado en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Lugo. La fiscalía pedía inicialmente una pena de 13 años y medio de cárcel, que ha rebajado, al producirse conformidad con la defensa, a seis por distribución y posesión de pornografía infantil y 22 meses por maltrato a animales, que suman siete años y 10 meses.

La causa procedía del juzgado de Chantada y los hechos se remontan a 2016 cuando el procesado a través de redes sociales, compartió públicamente tres vídeos de naturaleza sexual y después a través de un móvil difundió 45 de pornografía infantil. Ya en 2017, en un registro en su domicilio, en la localidad chantadina, la guardia civil se incautó de diverso material. En cuanto al maltrato animal este se produjo contra crías de gatos y conejos, en un “maltrato extremo” que describía la acusación pública, relacionado con la “necrofilia” al quedar acreditado que se llegó a masturbar “ante restos de animales”.

El procesado se limitó a reconocer los hechos en la vista oral, que apenas se prolongó media hora al haberse producido el acuerdo de las partes, fiscalía y abogado no había acusación particular, y el presidente del tribunal dejó la causa ya lista para el veredicto final.

El abogado, José Manuel Núñez Torrón, precisaba a la salida que “la conformidad se redujo de la petición inicial dos agravantes que se solicitaban por distribución de pornografía infantil y se redujo la pena de los 11 años y tres meses a seis años”. “Únicamente se contempla una circunstancia agravante”, ha puntualizado.

En cuanto al maltrato animal “se redujo la pena a 22 meses que es el máximo que se puede pedir, pero a la vista de los hechos, el ministerio fiscal entendió que no podía aplicarse reducción ninguna”. Este vecino de Chantada permanece en prisión desde “la detención, hace dos años y medio”, quedándole ahora por cumplir, tras el acuerdo, “cinco años y seis meses” de cárcel.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS