Colau evita aclarar si aceptaría los votos de Valls en una investidura

Barcelona en comú insiste en formar un tripartito con ERC y PSC y asegura que solo negocia un "acuerdo de gobierno"

Ada Colau, este miércoles.
Ada Colau, este miércoles.m. Minocri

Las negociaciones que los comunes mantendrán después de las elecciones del pasado domingo en Barcelona, en las que el candidato de ERC, Ernest Maragall, y Ada Colau empataron en concejales pero la alcaldesa perdió en votos (4.800) van para largo. Día a día, se presentan ricas en escenificaciones pero lentas en avances. Este miércoles Colau se reunió por la tarde con Maragall en el hotel Duquesa de Cardona. Pero quien salió a dar explicaciones, en la sede de Barcelona en comú, fue el número dos de la lista, Joan Subirats, aunque la cabeza de lista estaba en la sede.

El politólogo quiso lanzar dos mensajes claros. Uno, que los comunes quieren acordar un tripartito con ERC y con el PSC y que hasta que no tengan "constatación de que es imposible", lucharán "por un pacto a tres". Dos, las negociaciones se basarán en un "acuerdo de gobierno, de políticas concretas", y no en un acuerdo de investidura. Pero eludió la pregunta clave: si Colau aceptaría ser investida tras un acuerdo con el PSC que necesitaría al menos tres votos de la lista de Manuel Valls, candidato de Barcelona pel Canvi - Ciutadans, que ayer anunció que se los regalaría para evitar que Barcelona tenga un alcalde independentista. Estas fueron dos de sus respuestas: "Hemos conocido la oferta de Valls por los medios de comunicación, agradecemos su benevolencia y generosidad de votar a Colau, pero no pensamos discutir con él ningún acuerdo de Gobierno" o “Estamos a 29 de mayo, lo que hagan los partidos el 15 de junio no queremos ponerlo sobre la mesa”. Subirats incluso afirmó que no se ha debatido quién será el alcalde.

Subirats compareció flanqueado por la número tres de la lista y teniente de alcalde de Urbanismo durante el pasado mandato, Janet Sanz; la número diez y comisionada de Salud, Gemma Tarafa; y el portavoz del partido, Enric Bárcena. De la comparecencia del número dos se desprende que la estrategia discursiva pasa situar un posible acuerdo de gobierno en el centro, y no la investidura. "No ha habido un debate sobre investidura, sino sobre las políticas progresistas sobre las que debe construirse el acuerdo de gobierno", remachó.

Preguntado del derecho y del revés, Subirats evitó responder sobre una eventual investidura. Ni si quiera de si Colau podría presentarse para ser alcaldesa de nuevo. "No hemos hablado de quien será el alcalde, primero hay que hablar de acuerdo de gobierno, sería comenzar la casa por el tejado. Antes de hablar cómo organizamos esta nueva fase del gobierno, hay que hablar de las políticas que queremos implementar".

Subirats repitió argumentos como que los tres partidos de izquierdas suman el 60% de los votos y 28 concejales. En la misma línea excluyó a Junts per Barcelona de cualquier acuerdo: "No contemplamos en ningún caso que se incorpore a las conversaciones", como sí harán en los próximos días con el PSC. En línea con el hermetismo que acompaña las conversaciones, todavía no se sabe el día ni la hora del encuentro entre Colau y el líder del PSC en el Ayuntamiento, Jaume Collboni.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción