Pere Arquillué es un Falstaff moderno y okupa en ‘Jerusalem’

Se estrena en el Grec el montaje de Julio Manrique de la obra de Jez Butterworth

Pere Arquillué, en 'Jerusalem'.
Pere Arquillué, en 'Jerusalem'.David Ruano

Se estrena el lunes (solo tres funciones, hasta el miércoles), en el anfiteatro de Montjuïc, una de las propuestas que más curiosidad y expectación han despertado de la programación del festival Grec, Jerusalem, de Jez Butterworth, en montaje catalán de Julio Manrique y con Pere Arquillué de protagonista absoluto encarnando a un Falstaff moderno en una Inglaterra actual llena de ecos shakespearianos. Arquillué es Johnny Byron El Gall,un antihéroe romántico que vive en una caravana como un okupa en Flintock, un bosque arquetípico inglés que recuerda los emblemáticos de Arden y Sherwood.

Manrique, apasionado con la obra y que debuta en el anfiteatro, no ahorra adjetivos para el personaje: “Borracho, pirata sonado, ogro, visionario, camello, trol okupa, insumiso, loco, farsante, colgado, paria” e incluso “el puto flautista de Hamelin pasado de rosca”. Pero también un monarca de su desolado reino y un sosias de Wiliam Blake (de cuyo poema homónimo convertido en himno por Sir Hurbert Parry en 1916 proviene el título de la obra) y de Sir John Falstaff. Un poeta, un rebelde, un místico, un genio. “Dios y el diablo”.

En la pieza, en cuyo reparto figuran Chantal Aimée, Marc Rodríguez, Elena Tarrats, David Olivares, Víctor Pi, Anna Castelles y Albert Ribalta, entre otros, en el día de san Jorge, y en una localidad rural que acoge la feria del condado, Johnny El Gall Byron, que alude todo el rato a una Inglaterra medieval idealizada, sale del remolque en el que vive. Las autoridades lo quieren desahuciar para construir una urbanización en el solar que ocupa, y un tipo lo busca para darle una paliza.

Butterworth, un autor devoto de Harold Pinter, ha querido arrojar una visión desaforada de la Inglaterra rural que pierde sus raíces y ha construido a la vez un fascinante retrato del país.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS