Muere el alcalde de Baralla tres días después de renunciar al cargo

El popular Manuel González Capón ganó por mayoría absoluta tras 32 años al frente del Ayuntamiento lucense

El regidor fallecido, Manuel González Capón, saluda a los vecinos en 2013 tras un sonado pleno en el que la oposición le recriminó sus declaraciones profranquistas.
El regidor fallecido, Manuel González Capón, saluda a los vecinos en 2013 tras un sonado pleno en el que la oposición le recriminó sus declaraciones profranquistas.XOSE MARRA

El exalcalde del municipio lucense de Baralla, el popular Manuel González Capón, ha fallecido en la madrugada de este lunes a los 68 años aquejado de un tumor cerebral. El viernes pasado tenía lugar el pleno de renuncia al cargo, al que ya no pudo asistir. El político llevaba 32 años al frente del consistorio y el nombre que más suena para sucederle es el de su propio hijo, Miguel González.

Tal y como confirman fuentes del PP de Lugo, el ya exregidor será despedido por sus vecinos este lunes a las 21 horas con un rosario que se rezará en el tanatorio, mientras que el funeral tendrá lugar mañana martes a las 18 horas en la iglesia de Baralla. La despedida política de González Capón, que llevaba desde 1987 en la alcaldía, se hizo efectiva el pasado viernes en un "pleno rápido [dos minutos] y bastante emotivo" al que ya no pudo asistir, según palabras del número tres de la lista del PP e hijo del fallecido. Tras la presentación del escrito de renuncia, se abrió un plazo de 10 días hábiles para la celebración del pleno de la nueva investidura, en virtud del reglamento de organización de entidades locales.

En las pasadas elecciones municipales, el PP obtuvo la mayoría absoluta con ocho concejales, frente a los dos del PSOE y un edil del BNG. González Capón llevaba 32 años en posesión del bastón de mando, con amplias mayorías durante las ocho legislaturas en que permaneció al frente del consistorio. La enfermedad avanzó rápidamente en plena campaña electoral, y el viernes pasado Miguel González reconoció que con la renuncia de su padre se acababa "un ciclo". Aunque el nuevo nombramiento tendrá que ser inminente, el fallecimiento ha cambiado el calendario previsto por el partido, que el viernes contaba con celebrar una reunión hoy para tratar sobre la sucesión.

La idea entonces era convocar ya el pleno de investidura "la próxima semana" (en referencia a la que hoy empieza) y "seguir para adelante". "Lo más importante es él y que se centre en su salud. El resto es secundario”, comentaba entonces el hombre que suena para sucederle. “De momento no tenemos nada”, sobre quien lo suplirá al frente de la alcaldía, se apresuraba a aclarar él sin embargo. “Vamos paso a paso, haciendo los trámites que hay que pasar. Tampoco tenemos urgencia y estamos todos en el mismo barco. El concello sigue funcionando y no hay ningún problema", insistía.

"Sobran las palabras para valorar la carrera de mi padre", declaraba también a El País Miguel González Piñeiro: “Me remito a los hechos. Llevaba 32 años con mayorías absolutas. Ya han hablado los vecinos y las vecinas durante todos estos años”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS