Un muerto por un tiroteo en una peluquería en Barcelona

El autor ha disparado al menos cinco veces dentro del local

Agentes en el exterior de la peluquería donde han ocurridos los hechos.
Agentes en el exterior de la peluquería donde han ocurridos los hechos. A. L. C.

Un hombre falleció ayer a causa de un tiroteo en la peluquería Spejos, en la calle de Manuel Girona, en el barrio de Sarrià de Barcelona. Los hechos ocurrieron a las nueve de la noche, cuando un hombre encapuchado y armado con una pistola entró en el establecimiento. En aquel momento solo había una persona en la peluquería, una mujer que preparaba el cierre del local tras la jornada laboral.

Según relataron fuentes policiales, al ver al encapuchado la mujer decidió encerrarse en una habitación de la peluquería. Justo en ese momento la pareja de la dependienta entró en la peluquería para recogerla. Al detectar la presencia del otro hombre, intentó protegerse tras una puerta, pero el encapuchado empezó a disparar contra él. Al menos lo hizo en cinco ocasiones, según los casquillos encontrados en el lugar de los hechos. Dos balas alcanzaron el cuerpo de la víctima.

Los Mossos d'Esquadra mantienen abiertas todas las hipótesis del caso. Antes de huir, el encapuchado no cogió ni dinero de la caja ni otros elementos de valor, según las primeras comprobaciones efectuadas por la Policía autonómica.

Al cierre de esta edición, efectivos de la policía científica de los Mossos d'Esquadra buscaban dentro de la peluquería más pistas sobre lo ocurrido para intentar esclarecer los hechos y detener al sospechoso, que huyó del lugar, el número 71 del paseo de Manuel Girona.

Al filo de la medianoche llegó a la peluquería la jueza encargada del caso al frente de la comitiva judicial para realizar el levantamiento del cadáver, que al cierre de esta edición todavía no se había producido. Seis patrullas de los Mossos d'Esquadra estaban en la calle y bloqueaban el paso al establecimiento. La peluquería se encuentra en un local de grandes dimensiones que queda rezagado de la acera, ya que está situado en una zona elevada a la que se tiene que acceder a través de un paso de escaleras.

La delincuencia cerró el pasado año con un crecimiento del 17% en Barcelona y el problema de la seguridad se ha convertido en el primer tema de preocupación de los barceloneses, según los dos últimos barómetros que elabora el Ayuntamiento de Barcelona. En las últimas semanas, una mujer alta funcionaria de Corea del Sur ha muerto fruto de un tirón para robarle el bolso, miembros de la familia real qatarí han sido víctimas de un robo en el hotel de lujo donde se alojaban y un hombre ha sufrido un ataque de corazón, del que se recuperó, cuando trataron de quitarle el reloj en el barrio del Raval.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS