Los fenicios cambian de aire acondicionado en Málaga

El Ministerio de Cultura sustituye la climatización del museo por 700.000 euros solo dos años y medio después de inaugurarlo

Un visitante del Museo de Málaga contempla 'La bendición del campo'.
Un visitante del Museo de Málaga contempla 'La bendición del campo'.García Santos

Tras 20 años de movilización ciudadana y una inversión de 40 millones, el Museo de Málaga fue en 2016 la guinda para el proyecto de turismo cultural de la capital de la Costa del Sol. Sin embargo, apenas dos años y medio después de la inauguración, su aire acondicionado se ha roto. El Ministerio de Cultura y Deporte se ha visto obligado a cambiar los equipos de climatización con carácter urgente. Estaban averiados y los servicios técnicos han concluido que no se podían arreglar. En pleno verano han tenido que ser reemplazados por unos nuevos. Un cambio que supera los 700.000 euros de coste.

Más información
‘La ronda de noche’ toma vida en directo y a través del cristal
Salvador Dalí veranea en Mónaco

Las altas temperaturas de las últimas semanas —Málaga ha superado los 30 grados en numerosas ocasiones en julio— podían llegar a “poner en riesgo los bienes culturales, al personal y los visitantes”, explican fuentes del ministerio. El procedimiento de los trabajos se ha realizado por la vía de emergencia. “De manera ordinaria no hubiéramos llegado a tiempo”, subrayan desde el Gobierno.

El equipo de climatización se instaló en 2012, según confirman tanto desde el ministerio como desde la Junta de Andalucía —la Administración estatal es propietaria del centro cultural y la autonómica lo gestiona—. Sin embargo, el Museo de Málaga no se inauguró hasta diciembre de 2016. Es decir, la maquinaria estuvo casi cinco años parada y conviviendo con una importante obra de rehabilitación que costó 40 millones.

El Museo de Málaga recibió en 2018 algo más de 144.000 visitas, unas 12.000 al mes. Inaugurado el 12 de diciembre de 2016, se ubica en el Palacio de la Aduana de Málaga, construido en el siglo XVIII. Las obras de rehabilitación integral del edificio costaron 40 millones. El espacio cuenta con una colección compuesta por algo más de 17.500 piezas procedentes del antiguo Museo de Bellas Artes y del Museo Arqueológico de Málaga. Entre las piezas destacan los ajuares de los Dólmenes y las tumbas fenicias de Chorreras.

La primera de las colecciones cuenta con referencias desde el siglo XV con obras de Murillo, Zurbarán o Sorolla, aunque la mayor parte se centra en la pintura malagueña del siglo XIX. La segunda colección acoge numerosas piezas de diversas excavaciones arqueológicas realizadas tanto en la capital malagueña como en yacimientos del resto de la provincia como el de Lacipo (Casares), Acinipo (Ronda) o Suel (Fuengirola).

Tras detectar diversos fallos en el aire acondicionado, la Administración andaluza avisó al Ministerio de Cultura de los constantes problemas que estaba dando la instalación. La propia plantilla del espacio había planteado movilizaciones ante dichas circunstancias. Un técnico se desplazó hasta Málaga para comprobar que el equipo estaba en la recta final de su vida. Sufría sobrecargas y no llegaba a las temperaturas idóneas para el espacio. Ello estaba afectando al personal, pero también al público y las propias obras de arte, “para cuya conservación la temperatura es fundamental”, destaca Carmen Casero, delegada de Cultura de la Junta de Andalucía en Málaga.

El aviso llegó tarde. “El análisis técnico reflejaba que no se habría llegado a una situación tan drástica si se hubiera sabido antes del problema”, relatan fuentes del ministerio. Cuando lo supieron era imposible el arreglo y, además, la maquinaria estaba fuera de garantía. Los técnicos dieron una serie de recomendaciones para mantener el sistema durante un tiempo, pero la solución definitiva que, además, evitaba posibles problemas al patrimonio, era la sustitución por uno nuevo. Desde la Junta de Andalucía apuntan que la coordinación entre ambas Administraciones “ha sido muy buena y ha facilitado que todo haya sido más rápido, a pesar de que era un tema complejo”, en palabras de Casero.

El pasado 26 de junio comenzaron los trabajos para instalar el nuevo equipo de climatización del edificio. La tramitación de la obra se ha realizado por el procedimiento de contratación de emergencia, establecido para “cuando concurre un grave peligro para las personas y el patrimonio”, según apuntan desde el Ministerio de Cultura y Deporte. El propio ministro, José Guirao, llevó la propuesta al Consejo de Ministros del pasado viernes, donde se aprobó la sustitución del equipo de la instalación, así como la dirección facultativa y la coordinación de seguridad y salud por un total de 713.900 euros. El coste va a cargo a los presupuestos del organismo autónomo Gerencia de Infraestructuras del Ministerio de Cultura y Deporte.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS