Begur aprueba una moratoria turística para repensar el sector

El municipio de la Costa Brava paraliza la concesión de licencias hoteleras y de restauración durante un año

Urbanización en construcción en s'Antiga.
Urbanización en construcción en s'Antiga.M. R.

Begur (Baix Empordà) ha puesto el freno a la aparición de nuevos hoteles, bares y restaurantes. Este pequeño municipio en el corazón de la Costa Brava, que pasa de 4.200 habitantes en invierno a 30.000 en verano, quiere evitar que la cantidad vaya en detrimento de la calidad a la hora de atender a sus visitantes. Para ello ha aprobado una moratoria de un año mientras redacta un plan especial que vele por el futuro de un sector. El municipio ha pasado en dos décadas de tener apenas un hotel a contar con 13 dentro de su casco urbano, casi todos ellos situados en antiguas casas coloniales restauradas.

Más información
Cataluña pone freno a la construcción en la Costa Brava
El Gobierno limitará la expansión de urbanizaciones a la Costa Brava
El Govern abre un expediente informativo por los macrobotellones en barcos de la Costa Brava

La moratoria, al amparo del plan general, suspende el otorgamiento de licencias de parcelación de terrenos, de edificación, reforma o derribo de construcciones, de instalaciones o de ampliación de actividades hoteleras, de restauración y similares en Begur y Esclanyà y en las playas de Sa Riera, Sa Tuna, Fornells-Aiguablava, Es Racó y Aiguafreda. Estará vigente hasta la aprobación inicial de un plan especial o un instrumento urbanístico que permita establecer unos criterios de desarrollo equilibrados.

“El exceso de oferta no es buen aliado para lograr un turismo de calidad y buscar la excelencia”, apunta el edil de turismo, Eugeni Pibernat. En esta misma línea se manifiesta la alcaldesa, Maite Selva: “Frenamos para ver dónde estamos y adónde queremos ir, no se puede dejar abrir a mínimos y que se pierda calidad. Los negocios existentes también tienen que cumplir”. Pero no son solo estos negocios los responsables de la bajada de precios detectada por la Asociación de Comercio y Turismo (ACIT) de Begur y del temor de la pérdida de exclusividad. También apuntan a un aumento de viviendas de uso turístico, con 1.382 dadas de alta, y reclaman un control de la oferta ilegal. Begur cuenta con una veintena de hoteles, sumando los que tienen en las playas, que ofrecen 150 habitaciones. Los bares y restaurantes ascienden a 62.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS