MSC apoya el acceso ferroviario de Ribó pero alerta del retraso en la amplición del puerto

La naviera advierte del riesgo de no invertir los 1.000 millones previstos si hay otro informe de impacto ambiental y se retrasa mucho todo el proceso

Una de las terminales del puerto de Valencia.
Una de las terminales del puerto de Valencia. MÒNICA TORRES

El presidente de MSC en España, Francisco Lorente, ha deslizado este jueves que si la ampliación norte del puerto de València se alargara indefinidamente por la necesidad de una nueva declaración de impacto medioambiental (DIA) "zozobraría bastante" la inversión que tiene prevista de más de mil millones de euros en la terminal.

Tras reunirse con el alcalde de València, Joan Ribó, el responsable del grupo naviero ha insistido en la voluntad de que el proyecto "salga adelante por la puerta grande; con luz, taquígrafos y todas las certezas". Por tanto, ambos han instado al Ministerio de Transición Ecológica a "acelerar al máximo" la decisión de si es necesaria una nueva DIA --opción prioritaria para Ribó-- o si es suficiente con la de 2007.

Más información
MSC presenta la única oferta para construir la ampliación norte del puerto de Valencia
Ribó se opone al acceso norte al puerto de Valencia
Los grandes puertos españoles proyectan inversiones para desafiar a Róterdam

La empresa Terminal International Limited (TIL), filial de MSC, tiene prevista una inversión de 1.021 millones entre 2020 y 2026 y la creación de 3.000 puestos de trabajo en la nueva terminal norte del puerto de València, un proyecto que fue aprobado el viernes pasado por el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) con el único voto en contra del propio Ribó.

Sin embargo, el primer edil ha sostenido este jueves --en declaraciones a los medios tras el encuentro, solicitado por él-- que están de acuerdo en que "la ampliación se haga bien" y tenga todas las garantías jurídicas. "Todos queremos que este proyecto triunfe", ha aseverado, sin "alargamientos innecesarios".

El representante de MSC ha coincidido en que "no ha habido ningún tipo de confrontación en ningún aspecto, al contrario", ya que las dos partes coinciden "plenamente en los objetivos" y quieren que "las cosas se hagan bien".

Bajo este prisma, Lorente ha agradecido Ribó su "apoyo prioritario" al macroproyecto y ha subrayado que la pelota está en el tejado del Gobierno, que debe decidir si hace falta una nueva declaración o no, para que "no haya desánimo ni ningún tipo de concreción que pueda variar la orientación de MSC". Se ha comprometido así a "caminar juntos y de la mano para que los plazos se acorten al máximo posible".

Si la DIA de 2007 tuviera vigencia, MSC lo vería "suficientemente aclaratorio para todos", mientras que de lo contrario se sometería a "lo que diga el Ministerio", ha garantizado. En todo caso, ha pedido que tanto Transición Ecológica como Fomento "den su paso adelante" y tomen una decisión.

Respecto a si peligra la ampliación, ha recalcado que "de momento no" porque "nadie ha dicho que no quiera esta inversión". Eso sí, ha puntualizado que "evidentemente, todas las inversiones corren riesgo" y que por ello quieren que "se haga de una manera absolutamente certera".

"Por eso estamos de la mano del alcalde", ha insistido el titular de MSC en España, deslizando a continuación que "si tomara un tiempo indeterminado, evidentemente zozobraría bastante la inversión". También ha reconocido que "hay ofertas" de otros puertos se han interesado por el proyecto porque "quieren tener un gran 'hub' dentro de su territorio".

Preguntado por si MSC se plantea dejar València, ha apuntado que las condiciones actuales de la naviera no son las ideales al estar en dos terminales, con "un gran desgaste económico y extracostes de posicionamiento de contenedores", y que ante unas "circunstancias adversas" dependería en todo caso de la cúpula de la naviera.

Ante esta situación, "en un futuro a corto plazo" ha defendido la intención de la naviera de "poder concentrar todo el volumen de actividad en una sola terminal", mientras que de lo contrario, ha augurado que mantendrían "la actual terminal solo para usos domésticos y poco más". Ha hecho hincapié, eso sí, en que son "muy valencianistas" y apuestan por la ampliación.

"Somos una empresa muy viva, activa y trabajamos en unas condiciones en València que nos gustaría cambiar o mejorar. Creo que tomará menos tiempo que 30 meses --una nueva DIA--, porque está entre los ministerios, y creo que con una respuesta de Medio Ambiente se podría", ha expuesto el presidente de MSC, para preguntarse: "¿Por qué no podemos pensar en que vale lo que está hecho? Sería de aplicación inmediata".

Ribó, por su parte, ha sostenido que "sospecha" que el Ministerio de Transición Ecológica no tendrá muy avanzado el estudio de si es necesaria una nueva declaración --ante el gobierno actual en funciones y a las puertas de unas elecciones-- aunque ha garantizado que aceptarán "lo que diga la máxima autoridad de España". Ha recordado que a principios de septiembre envió una carta a la ministra, Teresa Ribera, junto a la consellera de Emergencia Climática, Mireia Mollà, mientras que este jueves ha enviado directamente una misiva al titular de Valenciaport, Aurelio Martínez.

Hasta entonces, ha insistido en que "la ampliación que plantea MSC es muy importante a nivel económico", sobre todo por la creación de "puestos de trabajo estables que hacen falta en València". Ha coincidido con la naviera en que tenga "la máxima seguridad jurídica" y ha rechazado "alargamientos innecesarios" como la pregunta al respecto registrada esta semana en la Comisión Europea por La eurodiputada danesa Margrete Auken, de los Verdes-Alianza Libre Europea.

FERROCARRILES EN EL ACCESO NORTE

Por otro lado, respecto al acceso norte al puerto, el presidente de MSC ha asegurado que ven como "una idea magnífica poder dar al acceso norte una dotación de desembarco de ferrocarriles" en esa zona, para "ser más ecológicos e incluso minimizar costes". Ha sostenido que "entra perfectamente dentro del proyecto que España tiene desarrollado", recordando que la naviera adquirió recientemente el ferrocarril portugués y lo utiliza a nivel nacional con autorización de Adif y Renfe.

Ribó ha valorado como "profundamente satisfactoria" la posición de MSC de que "la solución deber ser fundamental o totalmente ferroviaria". Ha puntualizado que esto no supondrá que "una serie de contenedores tendrán que ira a parar a cualquier pueblo, como Vila-real (Castellón)", pero que "eso no implica que tengan que ir en tren", sino mediante una estación intermodal que "se tiene que ubicar en algún sitio".

UNA ZAL UTIL PARA LA HUERTA

Y sobre la Zona de Actuación Logística (ZAL) del puerto de València, el representante de MSC ha señalado que la naviera optó a dos parcelas, "una de ellas con gran ambición de poder ser útil a nuestro patrimonio: nuestra huerta, verdura, fruta, hortaliza, carne y pescado". "El alcalde se ha quedado un poco sorprendido de que tuviéramos ese concepto de emprendedores", ha destacado.

Ribó, por su parte, ha puesto en valor esta "apuesta" de la naviera en la ZAL con "un sistema de refrigeración agroalimentario", con el objetivo de "dignificar y poner en marcha muchos aspectos de la huerta que están abandonados".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS