Pere Aragonès: “Por muy dura que sea una sentencia, el independentismo no desaparecerá”

El vicepresidente de la Generalitat lamenta la "subasta" que están haciendo el PP, PSOE y Ciudadanos con el 155

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès.ALBERT GARCÍAundefined

Esquerra Republicana de Catalunya está inmersa en un cambio de estrategia que pasa por reivindicar la independencia sin fijarse plazos ni promover la unilateralidad pese a las presiones internas que la empujan a hacer lo contrario. Como jefe de hecho del partido mientras Oriol Junqueras espera en prisión la sentencia del procés, Pere Aragonès (Pineda de Mar, Barcelona, 1982) es el encargado de hilar un discurso que tanto le obliga a defender su pacto con Quim Torra como a pedir “diálogo” con el Gobierno.

Pregunta. ¿Qué ERC hay que creerse: la que pide diálogo en el Congreso o la que vota por la desobediencia en el Parlament?

Respuesta. La de 88 años de historia, que ha demostrado un compromiso con la libertad de Cataluña, con la democracia y con la justicia social. Los valores republicanos pasan hoy por la defensa de la independencia.

P. ¿Y esa defensa pasa por la desobediencia institucional?

R. Defenderemos fortalecer las instituciones, que están amenazadas por poderes que no son democráticos, y el derecho a manifestarse pacíficamente.

P. Forman parte de las instituciones ¿Hablar de desobediencia no les resta credibilidad?

R. Apoyamos a los jóvenes que impulsaron la insumisión para acabar con el servicio militar. Eso era desobediencia civil y ahora todo el mundo está orgulloso. A lo largo de la historia se han producido coyunturas así. En la actual, tenemos que hacer un back to basics: diálogo, negociación y que el futuro de Cataluña lo decidan sus ciudadanos.

P. ¿Pero cómo practicará usted la desobediencia que ha votado en el Parlament?

R. Defenderé las instituciones de la Generalitat de Cataluña, siempre. Eso es lo que yo haré más allá de las expresiones que puedan contener algunas resoluciones parlamentarias.

P. ¿Para qué las vota entonces?

R. En los debates parlamentarios, además de esta, hay otras cuestiones como el diálogo y entender que en este momento grave hay que apostar por soluciones y no por los bloqueos.

P. ERC saludó la llegada del movimiento de protesta llamado Tsunami Democrático, que pide crear una “crisis generalizada en España”. ¿Es eso conveniente?

R. Lo que le conviene es afrontar el diálogo y no ir amenazando día tras día con la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

P. ¿Pero ese lenguaje es bueno para el independentismo?

R. Yo hablo por Esquerra. Nosotros apostamos por el diálogo pero es difícil porque al otro lado ha habido un Gobierno que, cuando podía abrir este espacio, ha decidido ir a una repetición electoral que la mayoría de ciudadanos no entiende.

P. El adelanto electoral también fue motivado por su no a los Presupuestos...

R. No hay que mirar a la Prehistoria. El PSOE se levantó de la mesa de diálogo y su respuesta fue hacer unas elecciones. Los resultados fueron muy claros: había la posibilidad de un gobierno progresista en España.

P. ¿Las referencias de Pedro Sánchez a otra intervención de la autonomía modifican la disposición de ERC a llegar a acuerdos?

R. Apostamos por el diálogo, hoy y el 11-N. Es un irresponsable quien hace subastas con el 155. No solo es un discurso contra los independentistas sino contra el conjunto de los ciudadanos de Cataluña. Quiero pensar que el 155 es solo una cuestión electoralista.

P. Los partidos independentistas quieren responder juntos a la sentencia del procés. ¿Cómo?

R. Más que repuesta hablaremos de propuesta dirigida al Estado pero como dice Junqueras, solo daremos apoyo a aquellas propuestas que nos ayuden a avanzar de verdad hacia la república, sin humo ni simbolismo vacío.

P. ¿Y qué respuesta le gustaría?

R. Entendemos que si al final hay una sentencia condenatoria querrá decir que las personas que participaron en el 1-O participaron de un delito. Y si estás diciendo que dos millones y medio de personas son delincuentes, los estás expulsando y eso evidenciará la necesidad de una respuesta política y no penal. Por muy dura que sea una sentencia, los independentistas no desapareceremos. Probablemente será un estímulo para sumar más gente.

P. ¿Unas elecciones son una respuesta adecuada?

R. Queremos fortalecer al Govern y al Parlament. Y la prioridad es hacerlo en el marco parlamentario actual ya que tenemos la mayoría.

P. No hay una mayoría en el Congreso para una consulta en Cataluña. ¿Qué le hace creer que la habrá para una amnistía?

R. Si el límite para plantear las propuestas fueran las mayorías en el Congreso, ERC ni se presentaría. De hecho no se tendrían ni que presentar los partidos catalanes, porque siempre seremos una minoría.

P. El PNV es aún más minoritario pero muy influyente…

R. Quien ha decidido cambiar esta dinámica es Sánchez, que nos lleva a otras elecciones para que ERC no tenga capacidad de influencia.

P. ¿Teme que sectores independentistas abracen la violencia?

R. Estoy convencido de que la actitud se mantendrá en la vía pacífica.

P. ¿Da credibilidad a las informaciones sobre los posibles actos terroristas de miembros del CDR?

R. Mientras ello esté bajo secreto de sumario no se puede comprobar si esas filtraciones son ciertas o no.

P. ¿Entonces es prudente ser tan categórico como Torra diciendo que todo el movimiento independentista es pacífico?

R. Todo el mundo independentista rechaza la violencia. Y si en algún momento alguien cree que eso no es así sería tan ultraminoritario que automáticamente se representaría solo a sí mismo.

P. ¿Con lo que ha trascendido no sería pertinente una condena?

R. Siempre he rechazado la violencia venga de donde venga. Y lo seguiré haciendo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS