El Eixample repone sus contenedores tras un mes de la revuelta

El Ayuntamiento espera completar la sustitución del mobiliario urbano a lo largo del día

Algunos de los contenedores devueltos al carrer de Casp todavía muestran desperfectos de los disturbios
Algunos de los contenedores devueltos al carrer de Casp todavía muestran desperfectos de los disturbiosEl País

Más de tres millones de euros y 31 días después, el Ayuntamiento de Barcelona ha comenzado a reponer los contenedores retirados por los disturbios nocturnos provocados en el distrito del Eixample tras la sentencia del procés. Fuentes del consistorio han explicado que, si bien la operación comenzó ayer, la mayor parte de los contenedores serán instalados hoy en el resto de calles afectadas.

Más información
El balance final de los disturbios: 1.044 contenedores, 57 árboles quemados y 2.400 metros de asfalto

La reposición se dejó notar a lo largo de la calle de Casp, vía que conecta los paseos de Gràcia y Sant Joan, pasa cerca de Plaza Urquinaona y se prolonga en paralelo a la Gran Vía de les Corts Catalanes. Todos estos lugares se vieron particularmente afectados por los disturbios derivados tras el fallo del Tribunal Supremo. Muchos vecinos y comerciantes aún tiraban la basura ayer en montones improvisados en varios chaflanes de Casp. Sin embargo, entre la calle de Bailén y el paseo de Sant Joan, algunos contenedores ya habían sido repuestos. Muchos de ellos conservaban desperfectos visibles provocados por el fuego cruzado entre Mossos y los miembros de los autodenominados Comités en Defensa de la República (CDR).

Las obras para restaurar los destrozos provocados en el pavimento del suelo público también avanzaban ayer. Se ejecutaron reparaciones en otros puntos del Eixample, como el cruce entre las calles Roger de Flor y Consell de Cent. En este sector se produjeron varios incidentes, como la caída de un arbol incendiado sobre una fachada, así como una quema de contenedores que obligó a un padre a salir con su bebé de su vivienda para que no inhalase humo. El incidente, que se produjo durante la noche del miércoles 16, fue grabado en vídeo y ampliamente compartido en redes sociales.

La panadería donde trabaja Lily Gutiérrez, situada en una manzana de Casp próxima a Urquinaona, no tenía ayer dónde arrojar la basura. La trabajadora explicó que el contenedor de su esquina se retiró el viernes 18, cuando los disturbios se concentraron en Vía Laietana y Urquinaona. “Teníamos que esperar hasta muy tarde para arrojar la basura y salir”, recordó.

El Ayuntamiento de Barcelona retiró 1044 contenedores entre el 14 y el 20 de octubre para evitar que fueran vandalizados. Reponer 358 contenedores pequeños y 180 papeleras que tienen desperfcetos costará a las arcas municipales 3,1 millones de euros. A eso hay que sumar la pavimentación de 2.400 metros cuadrados de suelo (881.000 euros) y el cambio de varios semáforos, (120.000). También hubo destrozos en árboles, marquesinas y otras piezas de mobiliario urbano.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS