Arquitectura a ras de agua, un impacto más allá del edificio

El Museu Marítim acoge una muestra de reconocidos proyectos junto a ríos y costas

Una de las salas de la exposición del Museu Marítim.
Una de las salas de la exposición del Museu Marítim. PEPO SEGURA

Madrid, Barcelona, San Sebastián, todas estas ciudades tienen algo en común: poseen proyectos arquitectónicos cercanos a cuerpos de agua. Elemento vital relacionado con el asentamiento humano, pero también con el rediseño de los paisajes urbanos europeos es uno de los ejes centrales de la exposición Arquitecturas en la orilla, del Museu Marítim de Barcelona. La muestra acoge un centenar de maquetas, planos e imágenes de obras y paseos construidos junto a ríos y costas que han transformado el panorama de algunas urbes en el continente. La exposición —gratuita y abierta hasta el 12 de enero— es un zambullido en el archivo del Premio de Arquitectura Contemporánea de la UE - Mies van der Rohe (EU Mies Awards) a partir de una selección de 68 obras.

La Fundación Mies van der Rohe, con la ayuda de la entidad Arquitectes per l’Arquitectura, organiza esta exposición que analiza los cambios en las relaciones que se han producido en nueve ciudades europeas, en las últimas tres décadas, con el agua. Amsterdam, Barcelona, Copenhague, Lisboa, Marsella, París, Reikiavik, Rotterdam y Oslo son las elegidas. La directora de la fundación, Anna Ramos, destaca la importancia de los originales que se exhiben ya que, según apunta, explican “cómo la regeneración urbana ha sido el motor de la arquitectura contemporánea”, en espacios donde antes se realizaban actividades industriales.

La muestra es comisariada por el académico y Director del Observatorio de la Urbanización (UAB), Francesc Muñoz, que aporta una lectura del acervo, como ya lo hizo en la publicación ATLAS de Arquitectura Europea Contemporánea (2016). Además, participan los comisarios de la fundación Anna Sala e Ivan Blasi, quienes resaltan que esta exhibición “es una oportunidad” para que los asistentes conozcan de cerca el archivo del premio. “Hay una serie de patrones que se repiten en la transformación urbana, son proyectos con programas ligados al ocio y a la cultura, por ejemplo, a través de un acuario o un teatro”, comenta Giralt.

El comisario Muñoz considera, por su parte, que estos son espacios que “banalizan el urbanismo y obvian las particularidades de cada lugar” en lo que define como urbanalización, tanto en grandes poblaciones como en aquellas “de menor escala o contextos periféricos”. Además, señala que son edificios que “no solo cambian la forma y funciones del frente marítimo o fluvial” sino “la imagen y fisonomía” de los territorios.

En esta exposición, los visitantes pueden conocer de cerca las entrañas de nueve proyectos situados en Cataluña como el Club Náutico de Estartit (Girona). Entre las 68 obras elegidas se exhiben cuatro ganadoras del Premio Mies van der Rohe: la Biblioteca Nacional de Francia (París, 1996), el Auditorio del Kursaal (San Sebastián, 2001), el edificio de la Ópera y el Ballet Nacional de Noruega (Oslo, 2009) y el centro de conciertos y conferencias Harpa (Reikiavik, 2013). En la actualidad, el galardón cuenta con una selección de 3.618 de obras construidas en Europa, y un archivo con 500 maquetas originales.

La difusión de la arquitectura

La Fundación Mies van der Rohe aumentará su oferta educativa para el próximo año con la apertura de su pabellón —de manera gratuita— todos los primeros domingos de mes, en la capital catalana. Así lo explicó la organización, a través de un comunicado de prensa publicado por el Ayuntamiento de Barcelona, en el que también se anunciaron nuevos talleres para el fomento de la arquitectura entre los más jóvenes. Respecto a los apoyos y premios que ofrecen, la Beca Lilly Reich para promover la igualdad en el campo y de carácter bienal, tendrá su segunda edición en 2020, y el galardón Young Talent in Architecture celebrará su tercera entrega.

El programa tiene como objetivo dar a conocer el pabellón y ponerlo al alcance del público promoviendo un “impulso en el diálogo sobre la arquitectura en Barcelona, y en los circuitos europeos e internacionales”. Una medida con la que esperan recibir a unos 100.000 visitantes en 2020, según informaron. Aparte de mantener sus programas educativos ya consolidados, como el dirigido a alumnos de secundaria y bachillerato, la organización explicó que contarán con una nueva iniciativa para introducir esta disciplina a alumnos de primaria en la capital catalana.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS