“T-Casual, T-Usual…pero la T-10 ¿dónde está?”

Confusión de los viajeros en los primeros días de las nuevas tarifas del transporte público de Barcelona

El punto de información de TMB del intercambiador de la Diagonal lleno de usuarios.
El punto de información de TMB del intercambiador de la Diagonal lleno de usuarios. Massimiliano Minocri

Los turistas son —habitualmente— los que dudan y miran con detenimiento las pantallas de las máquinas que expenden los títulos de transporte público. A ellos, ayer por la mañana se sumaban no pocos autóctonos que miraban y remiraban las pantallas: “T-Casual, T-Usual... pero, y la T-10, ¿dónde está?”, preguntaba un hombre que no encontraba el título que solía utilizar y que no se puede comprar desde primero de año.

De la duda le sacó otro viajero: “Ya no existe, ahora se llama T-Casual pero es más cara y no se puede compartir, que no se puede pasar si vas con alguien, porque si te pillan te multarán”. La escena ocurría en el intercambiador del metro de Diagonal (líneas 3 y 5) con Ferrocarrils de la Generalitat, donde no había ni un solo informador de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) para ayudar a los viajeros que dudaban. Eso pasaba a unos 50 metros —los que separan uno de los corredores de esa estación— de la oficina de TMB con colas de espera de hasta 100 números. Muchos optaron por sentarse en el suelo.

La mayoría estaban allí para hacer gestiones que tienen que ser presenciales —como la presentación de la documentación de familia numerosa para según que títulos de transporte— y algunos para protestar porque tenían problemas con algunas tarjetas. Como Josep, que tenía una T-10 a la que le quedan dos viajes pero no le dejaba pasar: “me dicen que no caduca pero no va y no voy a comprar otro título si este vale”. Otra usuaria, Nené, iba a por la tarjeta TJove de familia numerosa y se encontró con una cola interminable: “No veo normal que no se pueda hacer esa gestión a través de las máquinas, en estos tiempos tener que hacer estas colas por un trámite......”

Más información
Barcelona sustituye la T-10 por una T-Casual más cara y rebaja en 14 euros el título mensual

Los nuevos títulos de transporte entraron en vigor el primer día del año pero fue este jueves, día laborable, la prueba de fuego de los cambios. Un año en el que se han introducido cambios de tarifas y condiciones que han cogido por sorpresa a no pocos usuarios del transporte. La T-10, de diez viajes y 10,20 euros, y que ha sido hasta ahora la tarjeta más utilizada —en 2018 con ellas se hicieron el 54,7% de los desplazamientos, 418 millones— ha desaparecido. En su lugar, TMB ha puesto en marcha la T-Casual, (11,35 euros) también de 10 viajes pero unipersonal. Y ése era uno de los puntos que generaba más confusión. Un grupo de nueve jóvenes acababa de comprar ese título convencidos de que servía para todos. “No, que es solo para una persona, no se puede compartir”, les informó otro usuario que hacía cola en la misma máquina. Sin saber qué hacer, la probaron y pasaron todos con la misma tarjeta. “Es que funcionará como la T-10 hasta el 1 de marzo, pero de eso apenas se ha informado”, terció un agente de seguridad del metro que pasaba por ahí en ese momento e intervino al ver el lío. Luego añadía que incluso después del 29 de febrero se podrán hacer validaciones sucesivas con la T-Casual —esperando unos minutos entre una y otra— aunque corriendo el riesgo de una multa si pasa un revisor.

Desde TMB se alega que se han distribuido folletos —ayer no se veía ni uno ni en el intercambiador de Diagonal ni en el de Catalunya— y que se ha hecho una intensa campaña informativa, en la propia web y en las pantallas del metro. Sin embargo, las colas y caras de interrogante de los usuarios ante las máquinas hacían poner en duda la efectividad de esa campaña informativa.

Más contentos estaban los usuarios de la T-Usual -antes la T-Mes- que permite viajes ilimitados durante 30 días al descubrir que se ahorraban 14 euros: de los 54 de la T-Mes a los 40 de la T-Usual. En realidad, la filosofía del cambio de tarifas es premiar al uso más intensivo del transporte público con la introducción de la tarifa plana (TUsual) y encarecer los títulos de un uso más eventual. Es el caso de Lautaro que ayer compró una T-Casual por confusión en las máquinas de plaza de Catalunya, donde las preguntas se sucedían y la falta de informadores, también: “Me he confundido, tenía que haber cogido la T-Usual porque hago 4 viajes al día y cinco días a la semana. Cuando se acabe ésta me compraré la otra que es más barata”.

Sobre la firma

Blanca Cia

Redactora de la edición de EL PAÍS de Cataluña, en la que ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en diferentes secciones, entre ellas información judicial, local, cultural y política. Licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS