La Generalitat otorga el segundo grado a los presos del ‘procés’

Las defensas de los independentistas encarcelados podrán pedir la aplicación del artículo 100.2 para salir a diario a trabajar

Desde la izquierda, los dirigentes independentistas encarcelados por el 'procés' Jordi Sànchez, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Form, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva, en una imagen tomada en la prisión de Lledoners en diciembre de 2018.
Desde la izquierda, los dirigentes independentistas encarcelados por el 'procés' Jordi Sànchez, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Form, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva, en una imagen tomada en la prisión de Lledoners en diciembre de 2018.ÒMNIUM CULTURAL

El Departamento de Justicia de la Generalitat ha clasificado hoy como presos de segundo grado penitenciario a los líderes independentistas encarcelados aceptando así la propuesta de las juntas de tratamiento que la formularon el pasado día 11. El segundo grado o régimen ordinario — el que cumple la mayoría de presos en España— implica que los dirigentes políticos no podrán disfrutar de permisos de salida por ahora. El tercer grado, en cambio, implicaría que puedan salir de la cárcel y regresar solo para dormir.

Más información

El equipo de Servicio de clasificación de la secretaria de medidas penales reinserción y atención a la víctima, dependiente de Justicia, ha emitido esta tarde un comunicado informando de la clasificación. "Todas las resoluciones subrayan un proceso de inserción favorable pero lo ponderan teniendo en cuenta la duración de las penas, entre nueve y 13 años. Pese a ello, el servicio recuerda a las juntas de tratamiento que tal y como fija la legislación penitenciaria, "el régimen de vida en segundo grado permite el inicio progresivo del retorno a la comunidad".

La concesión de este segundo grado comporta que los presos podrán solicitar la aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario, que les permitiría salidas flexibles para ir a trabajar o cubrir otras necesidades. La Fiscalía ya avisó de que no permitirá que ese artículo se utilice como un "tercer grado encubierto" -solo obliga a dormir en la cárcel- y que revisará caso por caso.

Las juntas de tratamiento dispondrán ahora de un plazo máximo de medio año para proponer un cambio de grado. Paralelamente, Jordi Sánchez tiene previsto a partir del día 14 pedir los permisos ordinarios que le corresponden por haber cumplido una cuarta parte de su condena.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción