La peor afectación en 30 años para las playas metropolitanas

Los daños materiales, sin contar la arena, superan los 250.000 euros, según el AMB

Barcelona -
La playa del Somorrostro, en Barcelona, este miércoles.
La playa del Somorrostro, en Barcelona, este miércoles.MASSIMILIANO MINOCRI

De Castelldefels hasta Montgat, con Barcelona en medio, las playas del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) han sufrido las peores afectaciones en 30 años como consecuencia del temporal Gloria. Las playas han sufrido una enorme pérdida de arena, el mobiliario y saneamiento han resultado muy perjudicados (cuando no se los ha tragado el mar) y han desaparecido centenares de metros de pasarelas de madera.

Más información
El antes y el después del paso de la borrasca Gloria por la costa mediterránea
La borrasca Gloria desborda el río Ter mientras sigue la búsqueda de tres personas
El mar se come el delta del Ebro

El jefe de playas de la AMB, Dani Palacios, explicó ayer que la costa no se podrá recuperar totalmente y que solo en equipamientos de las playas los daños materiales serán superiores a 250.000 euros. Una cantidad que no incluye los paseos marítimos, las instalaciones de luz o la restitución de arena. En Barcelona, el concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, también apuntó a una afectación extraordinaria, pero sobre la arena afirmó que habrá que esperar a la retirada del fuerte oleaje para ver si parte de la arena se ha quedado en los diques y vuelve a la costa de forma natural.

Palacios advirtió de que algunas playas se podrán recuperar “solo parcialmente” y que la capacidad de resistencia de la costa metropolitana ante este tipo de temporales se está debilitando cada vez más. “De forma natural, una parte de la arena perdida vuelve pero solo una parte, toda la arena no volverá porque hay un déficit estructural”, señaló. Entre 2014 y 2017 la costa metropolitana ha perdido medio millón de metros cúbicos de arena.

En Barcelona, las playas más afectadas han sido las de Llevant, la Mar Bella y la Nova Mar Bella, donde se han perdido más de dos metros en cota de arena, lo que ha dejado a la vista instalaciones de electricidad y agua y ha dañado equipamientos como las plataformas de duchas.

En la zona sur, Palacios subrayó que la playa de Castelldefels ha quedado completamente inundada y el área de dunas ha quedado dañada, mientras que en Gavà, El Prat y Viladecans también ha habido afectaciones importantes de erosión y daños en equipamientos.

En el norte de Barcelona, la playa más afectada ha sido la de Montgat (la más estrecha de todas) y en Badalona el oleaje ha provocado daños en el paseo marítimo y en las playas de Sant Adrià el mar ha llegado hasta el parque del Besòs y ha cubierto la playa de agua y residuos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS