La fiscalía se querella contra el jefe de la oficina de Puigdemont por malversación

La Generalitat sufragó un viaje de 4.580 euros como observador a Josep Lluís Alay

Josep Lluís Alay, el pasado 4 de junio.
Josep Lluís Alay, el pasado 4 de junio.

La Fiscalía ha presentado una querella contra Josep Lluís Alay, jefe de la oficina del expresidente Carles Puigdemont, por un delito de malversación y otro de prevaricación. El fiscal acusa a Alay, que es historiador, de "abusar" de su cargo para que la Generalitat le pagara los 4.580 euros de un viaje como observador del referéndum de Nueva Caledonia.

Esta querella contra Alay, una de las personas que acompañaba a Puigdemont cuando el expresident fue detenido en marzo de 2018 en Alemania en virtud de una orden el Tribunal Supremo, ha recaído en el juzgado de instrucción 28 de Barcelona y también se dirige contra la secretaria general de Presidència, Meritxell Masó, por autorizar los gastos bajo sospecha.

Puigdemont, que recientemente ha logrado la condición de eurodiputado, dispone de una oficina regulada por una ley catalana de 2003 sobre el régimen estatutario de los expresidentes de la Generalitat, que en su caso dirige el historiador Josep Lluís Alay.

En un comunicado, la oficina del expresidente Puigdemont ha denunciado una "persecución" contra Alay, por esta causa por malversación y prevaricación abierta, entre otros motivos, a raíz de un viaje como observador que efectuó en 2018 a Nueva Caledonia.

En la querella, la Fiscalía detalla que Alay, "abusando" de su condición de responsable de la oficina de Puigdemont, se "excedió" en las funciones que tiene atribuidas y se "apartó" de su obligación de servir a los intereses generales con el propósito de lograr un "enriquecimiento ilícito".

En concreto, según la Fiscalía, logró que la Generalitat, gracias a la autorización "manifiestamente arbitraria e injusta" de la también querellada Meritxell Masó, se hiciera cargo de los gastos por valor de 4.580 euros de su viaje a Nueva Caledonia, pese a que aquella actividad no se encontraba entre las que tenía atribuidas al frente de la oficina del expresidente.

El viaje tuvo lugar durante el referéndum de autodeterminación de Nueva Caledonia, respecto a Francia, en noviembre de 2018, que perdieron los independentistas.

Durante su estancia en Nueva Caledonia como observador, invitado por una de las organizaciones políticas, Alay utilizó su cuenta de Twitter para realizar "comentarios particulares" sobre su estancia, según la Fiscalía.

Desde la oficina alegan que Alay fue invitado por el Frente de Liberación Nacional Canaco Socialista, la fuerza independentista en esta región francesa de ultramar.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS