Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Xavier Rius en la Meridiana

Cuatro meses cortando el tráfico en una vía tan estratégica para la circulación, cada día a las mismas horas, Generalitat y el Ayuntamiento están siendo cómplices de tal desafuero pero ¿y la sociedad?

Protestas  contra la sentencia del 'procés' en la Meridiana.
Protestas contra la sentencia del 'procés' en la Meridiana.ALBERT GARCIA

Acabo de ver un vídeo sensacional, periodismo auténtico, cuyo autor y protagonista es Xavier Rius, director del veterano digital E-Notícies. Fue grabado, si no me equivoco, el sábado pasado y muestra un aspecto de la faceta violenta e intimidatoria del movimiento independentista y de la impunidad con la que actúa, facilitada naturalmente por la permisividad de las autoridades, el silencio de los medios de comunicación, la complicidad de las élites sociales y el miedo de los ciudadanos.

En dicho vídeo se comprueba como en Cataluña las autoridades prevarican, los medios de comunicación no informan ni denuncian, la élites sociales se comportan como sus antecesoras durante el franquismo y los ciudadanos, apáticos y resignados, tan acallados por el miedo como en las dictaduras. Les recomiendo vivamente el vídeo, véanlo entero por favor, no se pierdan detalle. Y sigan leyendo, por favor, se lo comento.

La Meridiana es una amplia avenida barcelonesa que conduce hacia Sabadell y Terrassa, así como a Girona y la frontera francesa. Junto a la Gran Vía, por sus dos extremos, que enlaza las carreteras paralelas a las costas norte y sur, y la Diagonal, es la vía de salida y entrada más importante de la ciudad. Como es natural, en las horas punta está abarrotada de coches.

Pues bien, desde que se hizo pública la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés, hace cerca de cuatro meses, grupos contrarios a la misma decidieron concentrarse cada día a las ocho de la tarde durante unas dos horas para interrumpir el tráfico. Los transeúntes habituales ya lo saben y dan un rodeo para evitar este obstáculo, los no habituales se atascan durante un buen rato, los mossos contemplan el espectáculo a distancia sin intervenir, la Guardia Urbana brilla por su ausencia, los políticos amparan a los manifestantes o están ocupados con el famoso diálogo.

Sólo algunas pequeñas asociaciones, como Impulso Ciudadano o S'ha acabat, o representantes de los más perjudicados de la zona como Comerciantes Fabra cuatro o Barcelona Comerç, alzan su voz con dignidad y valentía. Los demás bajan la cabeza y callan: los dejan solos ante el peligro. Barcelona ciudad sin ley, un título que recuerda a los viejos westerns. Así estamos, no me extraña que las empresas huyan o cierren sus puertas y el Mobile se suspenda.

Sólo ante el peligro, como Gary Cooper en aquella legendaria película de Fred Zinneman, una denuncia encubierta del macartismo, estaba Xavier Rius el sábado pasado, tal como se muestra en el vídeo. Antes hemos hablado de dignidad y hay que destacar la dignidad de Rius como periodista. No sólo por el ataque que sufrió en la Meridiana sino también por su trayectoria. ¿Por qué?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Porque sus ideas son claramente nacionalistas y no lo oculta, es más, seguramente, como buen nacionalista, su objetivo es la independencia de Cataluña, en un momento dado lo insinúa en el vídeo. Pero es un honesto profesional del periodismo, su digital está abierto a todo tipo de noticias, mientras sean veraces, y a una pluralidad de opiniones, coincidan o no con las suyas. En medio de tanto propagandista digital sufragado por el poder y, como es lógico, condicionado por quienes le financian, Xavier Rius ha tenido el valor de mantener su independencia, informar de todo y, en general, con exactitud, acoger opiniones de todas las tendencias, aún las contrarias a las suyas. No todos pueden decir lo mismo, pero el E- Notícies que dirige ha contribuido a mantener una parcela de concordia y convivencia en Cataluña, no como otros medios que fomentan el antagonismo, la confrontación y el odio. Por todas estas razones, no sólo por la agresión del otro día, la profesionalidad de Rius merece un reconocimiento.

Pero la conclusión de este artículo no puede ser solo esa, debe tener más alcance porque lo de la Meridiana tiene más gravedad. ¿Qué le sucede a la sociedad catalana? No se trata sólo de las autoridades políticas sino de la sociedad y sus instituciones. Cuatro meses cortando el tráfico en una vía tan estratégica para la circulación, cada día a las mismas horas, Generalitat y el Ayuntamiento están siendo cómplices de tal desafuero, eso era de prever, pero ¿y la sociedad? Callada, sumisa, indiferente e irresponsable. Al final acabas pensando que esta lenta decadencia de Cataluña es culpa de los sectores dirigentes de la sociedad catalana.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS