El veto de Vox silencia a la Asamblea

El partido impide declaraciones contra la violencia de género o por el día de la niña y avanza que tampoco permitirá la unanimidad sobre el 8-M

Rocío Monasterio, en una imagen de archivo.
Rocío Monasterio, en una imagen de archivo. EFE (Víctor Lerena)

El veto se anuncia antes de que haya algo que vetar. Ocurrió ayer en la Asamblea, donde Rocío Monasterio (Vox) avanzó que impedirá una declaración sobre el 8-M antes incluso de que algún partido la proponga y presente un texto. "Nos vamos a negar porque no hacemos seguidismo de las políticas impuestas por la izquierda, que nos presenta declaraciones con una motivación ideológica", dijo. No es una novedad. El reglamento de la Cámara exige la unanimidad de todas las formaciones para aprobar declaraciones en la Asamblea. Nunca ningún partido ha bloqueado tantas, ni sobre temas que parecían generar consenso: la condena de la violencia de género, el día internacional de la niña, el día de la mujer y la niña en la ciencia... Una decena de textos no han salido adelante, en su mayoría por la oposición de Vox.

"No hay ninguna estrategia de tumbar las declaraciones porque sí, sino que se analiza cada una y se acepta o no en función de lo que se proponga", dicen en el partido de extrema derecha. "En muchos de esos casos los demás proponían cosas muy ideológicas, inadmisibles para Vox, y además nunca admiten correcciones ni textos alternativos. Aunque alguna declaración ha salido adelante, así es imposible pactar nada".

En noviembre, la Asamblea se quedó por primera vez sin declaración institucional contra la violencia de género. Vox no la apoyó. Había pasado ya en octubre con otro texto similar, con uno referente al día internacional de la niña, y con uno sobre el cambio climático. En noviembre no salieron adelante textos de reconocimiento a las impulsoras del voto femenino, o a las víctimas del franquismo. Y este febrero, tras el periodo de vacaciones parlamentarias, también se quedó en el tintero una declaración sobre el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

"Esta legislatura se está produciendo algo que no pasó en la anterior: muchas declaraciones institucionales no se pueden llevar a pleno porque no existe unanimidad", lamenta Ángel Gabilondo, líder del PSOE y de la oposición. "Y no es casual que tantas veces sea debido al posicionamiento de un grupo parlamentario. En la mayoría de los casos, el mismo; lo que funciona como una efectiva obstrucción a una posibilidad institucional de gran importancia", añade sobre Vox.

En la docena de plenos celebrados esta legislatura se han aprobado textos sobre las lluvias torrenciales en Aranjuez, la figura de Margarita Salas, el día internacional de las personas con discapacidad, o en apoyo a las personas sin hogar. Sin embargo, cualquier texto referido a un tema central de la agenda política ha quedado postergado por la lucha partidista. Cambio climático. Violencia de género. Voto femenino. Ninguno de esos textos ha acabado en el diario de sesiones.

"Que Vox impida su aprobación obedece únicamente a dos cuestiones: mero afán de protagonismo e incapacidad de ser útil para resolver los verdaderos problemas de los madrileños", asegura César Zafra, de Cs.

"Que se bloqueen las declaraciones institucionales sobre cuestiones tan sensibles como el cambio climático o los derechos de la infancia muestra que en Vox son unos miserables", adjetiva Pablo Gómez Perpinyà (Más Madrid).

"Vox busca ganar notoriedad haciendo política de titulares con declaraciones que en otras legislaturas las fuerzas políticas encontrábamos consenso por sentido común", coincide Jacinto Morano, el portavoz de Unidas Podemos IU Madrid en Pie.

Incidentes en Cataluña

Vox ha bloqueado la mayoría de declaraciones, pero no todas. Las formaciones de izquierdas, por ejemplo, se negaron a apoyar un texto "con motivo de los incidentes acaecidos en Cataluña".

"La situación se está tensando por ambos extremos: hay días que es Vox, hay días que son Podemos y Más Madrid", fotografía Alfonso Serrano (PP). "Lamentablemente, por ese interés en llevar las posiciones más extremas a las declaraciones institucionales, que buscan puntos en común, el consenso y la unanimidad, no están saliendo", describe. "Confiamos en que esta dinámica de los partidos que están en los extremos cambie, y que seamos capaces de llegar a acuerdos en cosas que afectan a la vida de las personas y a derechos fundamentales".

Los partidos debaten desde ayer dos nuevas declaraciones con vistas al pleno de mañana. La negociación se hace informalmente, con conversaciones en pasillos y mensajes de WhatsApp o Telegram. No quedará registro oficial de las que no salgan adelante, ni de su contenido. Solo una cosa es segura: la del 8-M está vetada antes de presentarse.

Una veintena de declaraciones

Declaraciones aprobadas: en reconocimiento a Margarita Salas; con motivo del Día Internacional de las personas con discapacidad; en apoyo a las personas sin hogar; y sobre la situación de Arganda del Rey tras las lluvias torrenciales.

Declaraciones que no han salido adelante: contra la violencia machista; por el día internacional de la niña; de conmemoración del día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo; con motivo de los incidentes acaecidos en Cataluña; contra el cambio climático; de reconocimiento de las impulsoras del voto femenino; de las víctimas del franquismo; contra la violencia contra las mujeres; y por el día de la mujer y la niña en la ciencia.

Declaraciones que se están negociando: por la igualdad salarial (impulsada por el PSOE) y otra contra el antisemitismo (impulsada por Vox).

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS